Se produjo un error en este gadget.

martes, octubre 30, 2007

Una maravilla de Karl Popper

Epílogo
R. Popper
(diciembre de 1984)

Hasta hace muy poco no tuve ocasión de leer la trascripción contenida en las páginas precedentes de los debates que durante tres días se celebraron en Viena. Y me siento en la obligación de expresar mi más profundo agradecimiento a los participantes por su colaboración .
Me siento enormemente insatisfecho de lo que dije el tercer y último día. Y ello porque prácticamente no dije nada sobre lo que constituía el tema de la jornada, «La sociedad abierta». Ahora me gustaría intentar arreglarlo .

La expresión «sociedad abierta», en contraposición a la de «sociedad cerrada», procede de Henri Bergson, el importante filósofo francés (1859-1941), - con un empleo distinto, de mi libro La sociedad abierta y sus enemigos (publicado por vez primera en versión inglesa en 1945). Decidí escribir esta obra el día en que me enteré de la entrada de las tropas de Hitler en Austria .

El libro es una apología de la democracia, escrita en una época en la que no existían muchos partidarios de ella verdaderamente convencidos: casi toda la gente que escribía por entonces, o al menos aquellos con quienes tuve la oportunidad de hablar, profetizaban el próximo final de la democracia y la victoria del fascismo, tanto de derechas como de izquierdas, y todo el mundo se hacía lenguas de la debilidad intrínseca de la democracia .

Con la expresión «sociedad abierta» pretendo designar no tanto una forma de Estado o de Gobierno, cuanto más bien un tipo de convivencia humana en la que la libertad de los individuos, la no-violencia, la protección de las minorías y la defensa de los débiles constituyen unos valores primordiales. Y en las democracias occidentales estos valores constituyen precisamente la cosa más natural del mundo para la mayor parte de las personas .

El hecho de que estos valores sean para nosotros algo tan natural supone uno de los peligros que amenazan a la democracia. Pues sólo pocas personas poseen la fantasía suficiente para imaginarse lo que es vivir en una sociedad moderna no democrática. George Orwell tenía esa fantasía. Su libro 1984 quizá sea un poco exagerado, pero en lo sustancial no lo es. El estado nazi era, desde luego, aún más inhumano de como lo describe Orwell, pero tecnológicamente estaba menos desarrollado .
Pero hablemos mejor de la idea de sociedad abierta y de su principal valor, la libertad del hombre. El camino que conduce a esta idea es muy largo. En Europa encontramos la idea de libertad por vez primera en Homero. Héctor habla a Andrómaca del día en que caerá Troya y las troyanas se verán privadas de su libertad. Habla del «día de la libertad» y el «día de la esclavitud». (Debería haber dicho la «noche de la esclavitud».) Se trataría de la supervivencia tras la pérdida de lo que constituye la esencia del ser humano. Los varones salen mejor librados: mueren en el combate.
Los poemas homéricos, la llíada y la Odisea, fueron los primeros libros de Europa. Fueron fijados por escrito por vez primera en Atenas y hacia 550 a. C. se habían divulgado ya en múltiples ejemplares. Se convirtieron en el catón y la Biblia de Atenas. La ciudad aprendió a leer, los libros fueron copiados y difundidos y Atenas se convirtió en una democracia. Inmediatamente después Atenas pasó a ser el adalid de los pueblos griegos en sus guerras de liberación contra los persas. Ese fue, en resumen, el nacimiento de la idea de libertad y de civilización en Europa .
La democracia ateniense tenía muchas imperfecciones. Los ciudadanos atenienses eran libres. Pero tenían esclavos. Como bien saben todos ustedes, en Rusia y en la Europa central la servidumbre de la gleba existió hasta la segunda mitad del pasado siglo; y hasta esa misma fecha hubo esclavos en América. Allí incluso estalló una espantosa guerra civil antes de que la esclavitud fuera abolida .
La historia de Europa y de las repúblicas americanas es -así podemos afirmarlo perfectamente- la historia de una lucha por la libertad. Esta historia tiene veinticinco siglos de existencia; veinticinco siglos repletos de derrotas. Lo que estaba en juego era la libertad y la igualdad de derechos para todos. Para juzgar hasta qué punto se ha avanzado en los últimos cien años, conviene recordar que en Austria quedó abolida la servidumbre de la gleba en pleno reinado del emperador Francisco José, al que yo mismo llegué a ver de niño en muchas ocasiones.
Pero la lucha por la libertad y por el respeto del ser humano, de la vida y la libertad de los hombres continúa. Porque no existen soluciones fáciles. Se trata de un considerando de capital importancia. Todos nuestros valores tienen sus límites. Y trazar esos límites resulta muy difícil.
Lo mismo ocurre con la libertad. Es evidente que mi libertad debe tener unos límites. Como dijo en cierta ocasión un juez americano: «El límite de tu libertad de mover los puños como mejor te parezca es la nariz de tu prójimo». Llegamos así a lo que el gran filósofo Kant llamó limitaciones de la libertad humana impuestas irremediablemente por la convivencia. Y esas limitaciones deberían repartirse de la manera más igualitaria posible.
Necesitamos al Estado y a sus leyes para lograr que los límites inevitables de la libertad del hombre sean iguales para todos los ciudadanos.

Así es como la idea de libertad conduce irremisiblemente a la idea de igualdad. Pero esta idea de igualdad plantea algunos peligros para la idea de libertad.
Si la tarea del Estado consiste en velar por la igualdad de los derechos y deberes de los ciudadanos, el poder del Estado se convierte en un peligro para la libertad. Han sido muchos los pensadores que se percataron del hecho. El riesgo puede provenir de la burocracia, que acaba por convertirse en la clase dominante y de ese modo amenaza no sólo la libertad, sino en último término también la igualdad, llegando incluso, en determinadas circunstancias, a hacerlas desaparecer: no sólo podemos ser esclavizados por un dictador, por un Mussolini, un Stalin o un Hitler, sino también por el propio Estado, por una burocracia anónima. Dicho peligro fue analizado con suma claridad por Alexis de Tocqueville en su grandiosa obra La democracia en América (publicada en 1835 y 1840), Y posteriormente por Max Weber.
Aún puedo acordarme del lugar preciso de Viena (fue detrás del monumento a Gutenberg, en la Lugeck) en el que en enero de 1918 vi cómo un orden social perfecto, o casi perfecto, dejaba de poder sostenerse en pie: cuando las cosas van bien, la gente se cree que la atmósfera de libertad es algo natural, y deja de estar alerta ante los peligros que amenazan esa libertad. Mientras haya hombres ambiciosos, sedientos de poder, resultará muy fácil arrastrar al infortunio a una sociedad excesivamente afortunada. (Esa fue la idea que inspiró a los ciudadanos de Atenas a instaurar y practicar el ostracismo, expediente que les permitió enviar al destierro a personajes como Arístides, Temístocles y muchos otros.)
Pues lo cierto es que no puede haber una sociedad perfecta.
Existen muchos otros motivos que pueden sumir a un ordenamiento social demasiado perfecto en la absoluta falta de libertad, o bien hacerla totalmente inviable. En América se han ensayado muchas utopías; y de una sociedad abierta deberíamos exigir no sólo que se toleraran, sino incluso que se fomentaran ese tipo de ensayos. Aquellas utopías, sin embargo, que eran libres, no tardaron en desmoronarse; y las que no quedaron hechas añicos, sencillamente es que no eran libres: seguían las directrices de algún dogma religioso o ideológico .
Los ordenamientos sociales no pueden ser mejores que los miembros que los integran. Y pese a lo mucho que es capaz de hacer la educación, lo único que eso significa es que unas personas tienen la posibilidad de influir en otras (sobre todo en las más jóvenes). Pero los buenos educadores no abundan. Y por otra parte, hasta los educadores y maestros natos pueden cansarse de su actividad.
Por la época en que me di cuenta de que no podía haber una sociedad perfecta, formaba parte de un movimiento juvenil. No pasaba de los dieciséis años y era miembro de un grupo juvenil totalmente desorganizado. El grupo no podía ser más simpático. Hacíamos excursiones, salíamos a la montaña, discutíamos y aspirábamos a mejorar el mundo. No fumábamos, no bebíamos alcohol y -por supuesto- no tomábamos drogas.
Pero hasta en el seno de aquel grupo existían tensiones, aunque naturalmente fueran cosa baladí, y desavenencias que no deberían haberse producido. Incluso aquel grupo era una sociedad imperfecta. Aun cuando seguí fiel a aquel modo de vida y pese a mantener incluso hoy día la relación con cinco de aquellos amigos que aún siguen con vida, abandoné el grupo porque me puse a trabajar en unos hogares para niños y con los Amigos de la Infancia. O sea, lo abandoné porque hubo otros grupos que me parecieron más importantes. Pero ninguno era perfecto y las imperfecciones aumentaban a medida que los grupos se hacían más numerosos.
Una y otra vez se han repetido los intentos de mantener la cohesión de los hombres por la fuerza o mediante amenazas. La amenaza del infierno no era más que uno de esos intentos. Las diversas formas de terrorismo tienen más que ver con nuestra época.

Los intentos de nuestras democracias occidentales por utilizar el derecho penal más indulgente, más tolerante que ha habido nunca, no constituyen indudablemente un logro perfecto, pero sí algo mejor que todo lo que ha existido en el pasado y pasemos ahora a la cuestión del poder político. Platón formulaba la cuestión de la siguiente manera: ¿Quién debe gobernar? ¿La minoría o la mayoría? Su respuesta decía: ¡Debe gobernar el mejor! Esa misma habría sido también la respuesta de Mussolini o de Hitler. La cuestión seguía siendo sustancialmente la misma. Marx formulaba la misma pregunta: «¿Quién debe gobernar? ¿Los capitalistas o los trabajadores?».
Pero la cuestión está mal planteada. Yo he propuesto sustituir la pregunta: «¿Quién debe gobernar?» por esta otra: «¿Cómo podemos organizar el Estado y el Gobierno de modo que ni siquiera los malos gobernantes puedan causar unos males excesivamente graves?». La respuesta a este problema es la democracia, que nos permite destituir a un Gobierno sin derramamiento de sangre. No hay más que pensar en la destitución (formalmente una auto-destitución, un cese) del presidente Nixon.
Naturalmente procuraremos tener un buen Gobierno. Pero no siempre lo lograremos. Churchill, que era un buen demócrata, dijo en una ocasión: «La democracia es la peor forma de gobierno que existe, a excepción de todas las demás». Dicho comentario podría tal vez interpretarse de la siguiente manera: si pretendes conseguir una sociedad perfecta, seguramente estarás en contra de la democracia. Pero no conseguirás nada mejor. La política consiste en elegir el mal menor.
Debemos tener muy claro que los demócratas somos sólo responsables de nuestras democracias occidentales. Los Estados del Tercer Mundo no tolerarían que asumiéramos la responsabilidad de lo que son sus propios problemas. Eso no sería más que puro colonialismo. Pero por lo que a nuestros problemas se refiere -la pobreza, el hambre, las sentencias injustas y la crueldad del régimen penitenciario, la protección de las minorías lingüísticas, religiosas o étnicas, la esclavitud y demás formas de servidumbre-, en eso hemos actuado mejor de lo que nunca se había hecho. Y en lo que al gran problema del paro se refiere, estamos intentando encontrar una solución.
Me gustaría resumir todos estos puntos en una sola frase: nuestras democracias occidentales constituyen el ordenamiento social más justo que ha habido a lo largo de la historia; y lo son porque constituyen el ordenamiento social más predispuesto a la reforma y más auto crítico que existe.
Por supuesto que todos desearíamos mejoradas aún más. Los que las consideran algo malo, no saben cómo son las alternativas. Son víctimas de la propaganda que pretende atraemos a un tipo de sociedad mucho menos libre y justa, y que, por tanto, pinta a nuestras sociedades como algo malo.
En cuanto a la guerra y a la bomba atómica, podríamos decir que ésta última ha tenido al menos un efecto positivo: por primera vez en la historia de la humanidad ya nadie desea la guerra, ni en Occidente ni en Rusia. (Los dirigentes rusos esperan que perdamos el valor y vayamos entregándonos sin necesidad de hacer la guerra.) El hecho de que por fin estemos todos en contra de la guerra, es algo importante, sí; pero el modo de evitar la guerra es un problema demasiado serio y no podemos tratado en el epílogo de un debate.
Un estado democrático nunca será mejor que sus ciudadanos. Por eso debemos esperar que los grandes valores de una sociedad abierta - la libertad, la ayuda mutua, la búsqueda de la verdad, la responsabilidad intelectual, la tolerancia- sigan siendo reconocidos como tales en el futuro. Debemos hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para ello.

lunes, octubre 29, 2007

En la tele con Pocho

Hoy fui invitado central en el programa de Pocho Romero Feris (”Con la gente”, de Direct TV). Estuve casi una hora hablando sobre los resultados electorales, encuestas y otras yerbas.


Puntos principales

1) Cristina Kirchner ganó en buena ley. Es absurdo hablar de fraude.

2) CK sacó un promedio entre el resultado del peronismo que pierde una elección (el 40% de Luder o de Duhalde del 99) y lo que saca un peronismo superexitoso (Menem 1995: 50%). O sea, bien, pero no arrasó.

3) Lo que caracteriza a esta elección es una fractura geográfica inédita. En las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Córdoba, La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Río Cuarto, Cristina K perdió claramente, con un promedio del 30% de los votos. En el resto, en el GBA y en la Argentina del interior (con pocas excepciones) sacó más del 50% de los votos. Como si hubiera dos países, uno crítico y el otro “adherente”. Ya se dispara el imaginario de “gorilas”. El Jefe de Gabinete se quejó de los porteños, los llamó soberbios y aislados de las corrientes de la nación. Tendría que haber sumado a rosarinos, cordobeses, platenses, bahienses, marplatenses, etc.

4) Hay que separar lo coyuntural (pactos o acuerdos electorales) de lo estructural. No importa a quien, en cada lugar la gente que busca alternativas a este gobierno encontró a Elisa Carrió, o a Lavagna (caso Córdoba) o a Rodríguez Sáa. Hay una actitud básica, estructural, de poner algún límite al poder concentrado que exhibe el kirchnerismo.

5) La dependencia de las provincias al poder nacional condiciona enormemente la libertad de elección: para los habitantes de una pobre provincia del interior “oponerse” al Gobierno central es un acto de sacrificio que nunca se compensa.


6) Una causa de las distorsiones políticas, entre otras, es la desaparición del Colegio Electoral y el consecuente poder de veto que tiene el Conurbano bonaerense, que representa a uno de cada cuatro votantes: veinte intendentes confabulados, determinan quien será el próximo Presidente.

7) Pocho me preguntó algo así como “Qué hacer para el futuro”, ni más ni menos. Me excusé de dar una respuesta fundamentada, pero arriesgué que será necesario en algún momento encarar un rediseño de la Argentina, para ponerla a tono con el siglo XXI: redefinir la relación Nación-Provincias, y redefinir a las provincias mismas, en términos de su viabilidad económica (¿“pluriprovincias” o “entidades regionales”?). Y terminar con el exceso de poder electoral concentrado en pocas (y ávidas) manos del Conurbano. (¿Una “nueva provincia llamada Área Metropolitana”?)



En fin.

jueves, octubre 25, 2007

Comentarios preelectorales

Es imposible que a uno no lo tilden de elitista, cuando dice lo siguiente:

La Argentina moderna, urbana (Capital, Rosario, Córdoba, etc.) la que vive en la Pampa Húmeda, concentra al tercio de la población, edita los principales diarios del país, tiene las universidades más prestigiosas…esa Argentina rechaza a Cristina Kirchner, por 70 a 30.
No es una Argentina “mejor”, simplemente es la heredera de un país que atrajo a millones inmigrantes, los integró en dos generaciones, la que se relacionó con el mundo, la que forjó una mezcla cultural propia, autóctona y “gringa”, que parió el tango y el teatro popular, el cine y la gran literatura. Esa Argentina está contra CK , aunque aun no sabe “a favor de quien” estar.

La Argentina profunda, el interior, la tierra adentro, tanto al norte como al sur apoya a CK, aunque no en forma hegemónica. Con variaciones por provincia y ciudad, la mitad vota oficialismo, y la mitad oposición. Se juntan allí desde barones semifeudales a políticos K de cualquier partido. En general, con la obvia excepción de Córdoba, el interior mantiene una relación amor-odio con el poder nacional que nace de su extrema debilidad , la dependencia de los aportes de Casa Rosada y la imposibilidad de armar una alternativa. Se agachan y votan por el poder central, cualquiera sea éste, en la esperanza de recibir una migaja más, este año. Lo odian profundamente, sin embargo. Han olvidado su dignidad hace mucho, aunque quizás algún día se acuerden de que vivir es algo más que agacharse.

Por último, en el Conurbano de BsAs la candidata oficial arrasa por casi 60 a 40. Es en este territorio casi ignoto para el pensamiento académico, ese “agujero negro” como alguien lo denominó alguna vez, donde el poder electoral de “este “ peronismo se asienta. Digo “este” porque es casi indistinto cual sea el que predomina (el Peronismo de Menem, o de Duhalde, o de Kirchner, o de Cristina).
Este territorio, conducido por caudillos locales - que se afianzan por largos períodos, con su anticonstitucional sistema de reelección permanente- con el tejido incansable de negocios sucios, contratos de obra con retornos, arreglos mafiosos, circulación de droga, juego, prostitución, desarmaderos, barras bravas, piratas de la ruta, policía brava, bandas sindicales… este GBA de la crónica policial de cada día, es la base de sustentación, hoy día, de cualquier proyecto presidencial . Vive en estos pocos kilómetros casi el 30% de la población. Con tener aceitado el mecanismo clientelar de la veintena de distritos basta. Tarea diaria, a tiro de la casa Rosada, que Néstor K, especialmente, jamás desechó realizar. Todas las semanas inaugura alguna posible promesa de vivienda, salita de salud o escuela en Villa Luzuriaga o en El Tropezón. La misma tribuna de “fuerzas vivas” locales, los mismos movilizados por los aparatos municipales y sindicales, los mismos aplausos a cada palabra… y a contar los votos.

Es este el fin de la película?

Creo que algún día la Argentina Moderna y Urbana se encontrará con la Argentina Profunda y se pondrán a diseñar el país del siglo 21, en serio. Volverá el sistema de Colegio Electoral, ese que permite que una Provincia, con 200 años de historia y tradición valga más que algún atiborrado partido el GBA, fundado por desborde de inmigrantes hace un lustro. Las provincias históricas serán así reivindicadas. Pero deberá terminar el ignominioso y asimétrico trato económico Nación-Provincias. Las provincias deberán demostrar que son entidades viables sin los aportes de la Nación. Y si no lo son, habrá que pensar en entidades regionales, pluriprovinciales.

Quizás de este diseño surja una Argentina más equilibrada, integrada al mundo, creativa. Mientras carguemos con el peso muerto del GBA esto será imposible. ¿Deberá crearse la provincia Área Metropolitana de Buenos Aires? No lo se, no tengo ni idea, pero supongo que un poder provincial fuerte, que termine con los caudillejos barriales es imprescindible para romper esta tenaza que ahoga el futuro y llena las paginas de política-policial.

miércoles, octubre 24, 2007

Más Churchill

Uno de los mitos de la izquierda iletrada del siglo 21 es que el fascismo y el liberalismo son más o menos lo mismo :el fascismo es el grado extremo del capitalismo liberal, sin la careta "humanista". Según esta teoría, solo la URSS combatió lealmente al nazimo, y obligó así a las potencias occidentales a entrar en la guerra.

Esta teoría tiene un pequeño "inconveniente" : el Pacto Hitler-Stalin de 1939. Con este acuerdo ambos dictadores se repartieron Polonia, Alemania le cedió a Rusia la parte oriental de Rumania, la URSS abasteció de trigo y petroleo a Alemania, y sobre todo liberó a Hitler de mantener tropas en el frente oriental, con lo cual el Fuhrer pudo dedicarse a engullir en pocas semanas a Bélgica, Holanda y Francia.


Escuchemos a Churchill:

Némesis es la diosa que le da a cada uno la recompensa o el castigo que le corresponde, reduce las fortunas desmedidas, pone freno a la presunción que las acompaña y venga los crímenes extraordinarios. Ha llegado el momento de poner al descubierto el error y la vanidad de los cálculos hechos a sangre fría por el gobierno soviético y la inmensa maquinaria comunista y su increíble ignorancia de la posición en que se encontraban. Habían demostrado una indiferencia total con respecto al destino de las potencias occidentales, aunque esto significara la destrucción de ese «segundo frente» por el que clamarían en breve. Parecían no presentir que hacía más de seis meses que Hitler había decidido destruirlos. Si su servicio secreto les informó del amplio despliegue alemán en dirección al este, que iba en aumento día a día, omitieron muchos pasos necesarios para hacerle frente. Así fue como permitieron que los alemanes arrasaran toda la zona de los Balcanes. Odiaban y despreciaban las democracias occidentales, pero en enero el gobierno soviético podría haber reunido a los cuatro países que tenían una importancia vital para ellos y para su propia seguridad, Turquía, Rumania, Bulgaria y Yugoslavia, con la activa ayuda británica para formar un frente en los Balcanes contra Hitler. En cambio, dejaron que reinara la confusión y que todos los países, menos Turquía, fueran reducidos de uno en uno. La guerra es, fundamentalmente, un catálogo de graves equivocaciones, pero no creo que ningún error histórico se pueda comparar con el que cometieron Stalin y los dirigentes comunistas cuando desecharon toda posibilidad en los Balcanes y se sentaron a esperar la temible matanza que se cernía sobre Rusia, aunque tal vez no fueran capaces de darse cuenta. Hasta ahora los hemos considerado unos calculadores egoístas. En este período también demostraron ser bobos. Todavía había que poner en juego la fuerza, las masas, la valentía y la resistencia de la madre Rusia, pero en lo que respecta a la estrategia, la política, la previsión y la competencia que demostraron en este momento, en toda la segunda guerra mundial nadie metió más la pata ni salió más burlado que Stalin y sus comisarios.


Producido el ataque a la URSS, Churchill leyó este mensaje por radio:

" Es imposible distinguir al régimen nazi de las peores características del comunismo. Carece de idea o principio, salvo el apetito y la dominación racial. Supera todas las formas de maldad humana en la eficacia de su crueldad y su feroz agresión. Nadie se ha opuesto al comunismo de forma más sistemática que yo durante los últimos veinticinco años. No me vaya desdecir de nada de lo que he dicho al respecto. Pero todo esto se desvanece ante el espectáculo de lo que está ocurriendo. Desaparece el pasado, con sus crímenes, sus locuras y sus tragedias. Veo a los soldados rusos de pie en el umbral de su patria protegiendo los campos que sus padres han cultivado desde tiempo inmemorial. Los veo protegiendo las casas donde rezan las madres y las esposas (pues sí, hay momentos en los que todos rezan) por la seguridad de sus seres queridos, el regreso del sostén de la familia, de su paladín, de su protector. Veo las diez mil aldeas rusas, donde el medio de vida se extrae con tanto esfuerzo de la tierra, pero donde sigue habiendo alegrías humanas primordiales, donde las doncellas ríen y los niños juegan. Veo avanzando sobre todo esto, en su horroroso ataque, a la maquinaria de guerra nazi con sus oficiales prusianos, tan elegantes, dando taconazos, y sus expertos agentes, que vienen de intimidar y de dominar a una docena de países. Veo también las masas torpes, entrenadas, dóciles y brutales de los militares hunos, caminando lenta y pesadamente como un enjambre de langostas. Veo a los bombarderos y los cazas alemanes en el cielo, resentidos todavía después de más de una paliza británica, encantados de encontrarse con una presa que les parece más facil y más segura.
»Detrás de toda esta luz deslumbradora, detrás de toda esta tormenta, veo ese pequeño grupo de villanos que planean, organizan y lanzan esta catarata de horrores sobre la humanidad. […]
»He de manifestar la decisión del gobierno de Su Majestad (y estoy seguro de que es una decisión con la que estarán de acuerdo los grandes dominios en su momento), porque debemos hablar ahora, en seguida, sin esperar ni un día más. Tengo que hacer esta declaración, ¿pero alguien duda de cuál será nuestra política?
Tenemos un solo objetivo y una sola finalidad irrevocable. Estamos decididos a acabar con Hitler y con cualquier vestigio del régimen nazi. Nada nos hará cambiar de opinión al respecto, nada en absoluto. No vamos a negociar ni a parlamentar con Hitler ni con ninguno de sus secuaces jamás.
Lo combatiremos por tierra, lo combatiremos por mar, lo combatiremos en el aire hasta que, con la ayuda de Dios, hayamos librado a la tierra de esta sombra y hayamos liberado a los pueblos de su yugo. Cualquier hombre o estado que luche contra el nazismo contará con nuestra ayuda. Cualquier hombre o estado que se una a Hitler es nuestro enemigo. [...] Ésa es nuestra política y así lo manifestamos. Por consiguiente, se deduce que daremos a Rusia y al pueblo ruso toda la ayuda que podamos. Recurriremos a todos nuestros amigos y aliados en todas partes del mundo para que emprendan el mismo camino y no lo abandonen, como haremos nosotros, fiel y constantemente, hasta llegar al final. [...]
»
Ésta no es una lucha de clases, sino una guerra en la que participan todo el imperio británico y la Comunidad de naciones, sin distinción de raza, credo ni partido.
No me corresponde a mí hablar de lo que hará Estados Unidos, pero puedo decir una cosa: si Hitler imagina que su ataque a la Rusia soviética provocará la más mínima divergencia de objetivos o una disminución del esfuerzo de las grandes democracias que están decididas a luchar por su fracaso, está totalmente equivocado. Al contrario, nos veremos fortalecidos y estimulados en nuestros esfuerzos por rescatar a la humanidad de su tiranía. Nos fortaleceremos en lugar de debilitamos en nuestra determinación y nuestros recursos.
»No es éste el momento de moralizar sobre la locura de los países y los gobiernos que se han dejado abatir uno a uno cuando, con una acción combinada, se habrían salvado y habrían salvado al mundo de esta catástrofe. Pero cuando hablaba hace unos minutos sobre el ansia de sangre de Hitler y los odiosos apetitos que lo han impelido o atraído en su aventura rusa, dije que había un motivo más profundo detrás de este atropello. Desea destruir a la potencia rusa porque espera que, si triunfa, podrá recuperar en el este la fuerza de su Ejército y su Aviación para arrojarlos sobre nuestra isla porque sabe que debe conquistada o sufrir el castigo por sus crímenes. La invasión de Rusia no es más que el preludio de su invasión de las islas Británicas.
Sin duda, espera conseguir todo esto antes de la llegada del invierno y entonces espera someter a Gran Bretaña antes de que intervengan la Armada y la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Espera poder repetir, a una escala como nunca se ha visto antes, el proceso de destruir a sus enemigos uno a uno que hasta ahora lo ha hecho medrar y prosperar, y que entonces todo estará preparado para el último acto, sin el que todas sus conquistas serán en vano, es decir, someter todo el hemisferio occidental a su voluntad y su sistema.
»El peligro ruso es, por consiguiente, nuestro peligro, y el peligro de Estados Unidos, así como la causa de cualquier ruso que luche por su casa y por su hogar es la causa de los hombres libres y los pueblos libres en cada rincón del globo. Aprendamos las lecciones que ya nos ha enseñado una experiencia tan cruel. Redoblemos nuestros esfuerzos y ataquemos uniendo nuestras fuerzas mientras nos queden vida y poder."


Está claro el cpmpromiso asumido: ninguna entente oculta con la bestia nazi, guerra sin cuartel como la que ya le había costado a Inglaterra decenas de miles de soldados muertos en Francia, en Libia, en Creta. Y 50.000 londinenses muertos por las bombas. Guerra, de la que estupidamente creyó salvarse Stalin con su ignominioso Pacto.

martes, octubre 23, 2007

La web te da sorpresas, sorpresas te da la web.

Por una serie de emails, que divulgaban un artículo mío, tomé contacto con Horacio Vázquez-Rial, escritor argentino residente en España. No lo conocía personalmente pero siempre admiré su trabajo. Me propone establecer un contacto directo para intercambiar ideas, artículos e información. Transcribo parte de su email:

Querido amigo:

Hace unos días, Laura me reenvió unos comentarios suyos y un enlace a su página. Y me asombró y me encantó encontrar a alguien con críticas tan próximas a las que yo hago sobre cambio climático, hambre en el mundo, DDT, etc. (creo en realidad que todo se resume en la cuestión de las seudociencias, que proliferaron en el siglo XX, curiosamente a partir de la izquierda positivista).
Por supuesto, nada se pierde en el ciberespacio. Y yo no soy tan importante, realmente. Eso sí, soy curioso y navego a menudo, y sé que, tarde o temprano, lo hubiese encontrado.
Le propongo, o te propongo, si no te parece mal el tuteo, que intercambiemos materiales hasta tener la ocasión de conversar personalmente.
Un abrazo
Horacio


Acceda a su sitio aquí

Lecciones de Winston Churchill

La lectura de “ La Segunda Guerra Mundial” de Winston Churchill debería ser obligatoria en la Universidad argentina, y en especial , debería ser texto de estudio para cualquier aspirante a político. ¿Cómo animarse a competir por el poder desconociendo el pensamiento y la acción de quien se hizo cargo del gobierno de su país en la más dramática hora?
“ En tres semanas- escribe- el famoso Ejército francés sufrió una derrota aplastante y nuestro Ejército británico fue arrojado al mar y perdió todo su equipo. En un plazo de seis semanas nos encontramos solos, casi desarmados, con Alemania e Italia, triunfantes , dispuestas a echársenos encima, con toda Europa expuesta al poder de Hitler y con Japón fulminándonos desde el otro lado del mundo. En medio de estos hechos y estas perspectivas que se avecinaban asumí mis obligaciones como primer ministro y ministro de Defensa y encaré la primera misión de formar un gobierno compuesto por todos los partidos para dirigir los asuntos de Su Majestad…”

Qué ocasión! Durante muchos años, solo, contra la opinión del Gobierno y de los partidos de la oposición, Churchill había alertado sobre el peligro nazi, había informado detalladamente de cada avance del arrollador Reich en la construcción de un ejercito, una armada y una aviación que superarían en pocos años las capacidades de Gran Bretaña y de Francia juntas. Había denunciado cada aflojada frente al avance alemán (la ocupación de Renania en 1936, la anexión de Austria en 1938, la entrega de los Sudetes y el desmembramiento de Checoeslovaquia en ese mismo año, el vergonzoso pacto de Munich y por último la amenaza a Polonia).
Era su hora!
La hora de la venganza, de la “purga”, el pase de facturas, la destrucción de los politicos enemigos!

“Nadie tenía más derecho que yo a pasar una esponja sobre el pasado; por lo tanto, me resistí a esas tendencias perjudiciales. “Si el presente- dije algunas semanas después- trata de juzgar al pasado, perderá el futuro”. Este argumento y el tremendo peso que imponían las circunstancias aplastaron a los que pretendieron montar una caza de brujas”

Imaginemos alguna situación similar en nuestro contexto. ¿Desaprovecharía alguno de nuestros politicos la ocasión de deshacerse de sus enemigos, de poner en claro quien manda, de destruir toda oposición interna en su partido, de cegar toda futura conflictividad, de dar una lección de “ejercicio del poder” y de asegurar su reelección futura? Pregunta retórica.
Se lanzarían, seguramente con voracidad, a disfrutar del poder y vengar así el “ninguneo” a que hubieran sido sometidos antes, gozarían con infinitos festejos, actos, discursos, homenajes, pedidos de disculpa, reconocimientos, besamanos, colocación de placas alusivas, firmas de declaraciones y conferencias de prensa.

“ Es justo considerar ruin el poder que se complace en tratar con prepotencia a los demás seres humanos o en contribuir a la pompa personal. Pero el poder en una crisis nacional, cuando un hombre cree saber las órdenes que tiene que dar, es una bendición”. (…) estando en la cima todo es mucho más fácil. Un lider que ha sido aceptado sólo tiene que estar seguro de lo que conviene hacer , o al menos tomar una decisión al respecto. Los apoyos con los que cuenta un número uno son impresionantes. Si tropieza, hay que respaldarlo. Si se equivoca , hay que disimularlo. Si duerme, no hay que molestarlo sin necesidad. Si no sirve, hay que eliminarlo. Pero este último proceso extremo no puede realizarse todos los días y, por cierto, menos cuando acaba de ser elegido.”


Es central en el pensamiento organizativo de Churchill (el cómo organizar la maquinaria de gestión del estado en guerra) la claridad en las funciones, la ausencia de mezcla. Las decisiones estrategicas son unipersonales: el Primer ministro es a su vez Ministro de Defensa y está a cargo del esfuerzo de planear y ejecutar la guerra contra el Eje.

“La posicion del Primer Lord del Almirantazgo y la de los secretarios de Estado de Guerra y Aviación se vio afectada de forma decisiva de hecho, aunque no en la forma. Ya no pertenecían al gabinete de Guerra (…) pero rápidamente y de forma imperceptible dejaron de ser responsables de la formulación de planes estratégicos y de la conducción diaria de las operaciones(…) Pero la dirección efectiva de la guerra quedó en muy poco tiempos en muy pocas manos, y lo que antes parecía tan difícil se volvió mucho más sencillo (…). A pesar de la turbulencia de los acontecimientos y de los numerosos desastres que tuvimos que soportar, la maquinaria funcionaba de forma casi automática, y uno vivía en una corriente de pensamiento coherente que se podía traducir con gran rapidez en una acción ejecutiva”

Es decir, la planificación estratégica se independiza de la gestión organizativa, el día a día no oscurece la claridad de un “pensamiento coherente” que es lo primero que debe garantizar una organización. Algo asi como “darle espacio al pensamiento estratégico”.


“ Soy un gran partidario de resolver los asuntos oficiales por escrito. (…) Salvo en la jerarquía de la disciplina militar, siempre es mejor expresar opiniones y deseos que dar órdenes. Sin embargo, las directrices escritas procedentes del jefe de un gobierno legítimamente constituido eran tan importantes que , aunque no se expresaran como órdenes, con mucha frecuencia se concretaban formalmente”(..) emití la siguiente minuta “Que quede bien claro que todas las órdenes que yo emita se darán por escrito(…)”

.

“A medida que fue aumentando la confianza , el gabinete de Guerra tuvo una intervención cada vez menos activa en cuestiones operacionales, aunque las observaban con suma atención y pleno conocimiento. Me quitaron de encima casi todo el peso de los asuntos internos y del partido, con lo que pude concentrarme en el tema principal.”


Fragmentos del libro


Tras la caída de Francia, todos nuestros amigos y enemigos se preguntaron: «¿Se rendirá también Gran Bretaña?» En la medida en que cuentan las declaraciones públicas frente a los acontecimientos, en nombre del gobierno de Su Majestad muchas veces manifesté nuestra decisión de seguir luchando solos. Después de Dunkerque, el cuatro de junio, utilicé la expresión «si es necesario, durante años, si es necesario, solos). Este comentario no se introdujo por azar, y el embajador francés en Londres recibió instrucciones, al día siguiente, de averiguar lo que realmente quise decir. Le dijeron que «exactamente lo que se dijo». Tuve ocasión de recordárselo a la Cámara en mi discurso del dieciocho de junio al día siguiente de la caída de Burdeos. Entonces di «ciertos indicios de los fundamentos prácticos y concretos en los que basábamos nuestra inflexible decisión de continuar la guerra». Pude garantizar al Parlamento que nuestros asesores profesionales de las tres armas tenían una confianza razonable en que al final conseguiríamos la victoria. Les dije que había recibido mensajes de los primeros ministros de los cuatro dominios apoyando nuestra decisión de seguir luchando y declarándose dispuestos a correr la misma suerte que nosotros:
«Cuando me planteo este pavoroso balance y considero con desilusión todos los peligros que corremos, veo muchos motivos para el esfuerzo y la vigilancia, pero ninguno para el pánico o el temor.» Y añadí: «Durante los primeros cuatros años de la última guerra, los aliados no sufrieron más que desastres y desilusiones. [oo.] Muchas veces nos preguntamos: "¿Cómo vamos a ganar?", y nadie podía responder con demasiada precisión hasta que al final, de pronto, inesperadamente, nuestro terrible enemigo se derrumbó frente a nosotros, y nos saturamos tanto con la victoria que, en nuestra locura, la desperdiciamos.»
Finalicé diciendo:
«Lo que el general Weygand llamaba la batalla de Francia ha acabado. Supongo que está a punto de comenzar la batalla de Gran Bretaña, de la que depende la supervivencia de la civilización cristiana. De ella depende nuestra propia vida como británicos y la continuidad de nuestras instituciones y de nuestro imperio. Toda la furia y el poder del enemigo se volverán muy pronto contra nosotros. Hitler sabe que tendrá que derrotamos en esta isla o perder la guerra. Si podemos ponemos a su altura, toda Europa puede ser libre y la vida del mundo puede avanzar hacia amplios terrenos bañados por el sol. En cambio, si fallamos, todo el mundo, también Estados Unidos, incluido todo lo que hemos conocido y apreciado, se hundirá en el abismo de una nueva edad oscura, que parece más siniestra y tal vez más prolongada bajo las luces de la ciencia pervertida. Por tanto, preparémonos para cumplir nuestras obligaciones y tenga¬mos en cuenta que, si el imperio británico y su Comunidad de naciones duran mil años, los hombres dirán que "éste fue su mejor momento".»

Todas estas palabras, tantas veces mencionadas, se hicieron realidad a la hora de la victoria, pero entonces no eran más que palabras. Los extranjeros que no comprenden el carácter de la raza británica cuando se les sube la sangre a la cabeza habrán supuesto que no eran más que una fachada atrevida, levantada como un buen preludio para las negociaciones de paz. Era evidente que Hitler necesitaba acabar con la guerra en el oeste y que estaba dispuesto a ofrecer las condiciones más, tentadoras. Para aquellos que, como yo, habíamos estudiado sus movimientos no parecía imposible que consintiera en mantener intactos a Gran Bretaña, a su imperio y a su Flota firmando una paz que le hubiera dado carta blanca en el este, de la cual ya me habló Ribbentrop en 1937, y que era lo que él más anhelaba. De momento, no le habíamos causado demasiados perjuicios. En realidad, tan sólo habíamos añadido nuestra propia derrota a su triunfo sobre Francia. ¿Puede uno extrañarse de que no se convencieran los astutos calculadores en muchos países, ignorantes como eran en su mayoría de los problemas de una invasión extranjera y de la calidad de nuestra Fuerza Aérea, y que vivían bajo la abrumadora impresión del poder y el terror alemanes? No todos los gobiernos surgidos de la democracia o del despotismo, ni todas las naciones, aunque estuvieran bastante solas y, según parecía, abandonadas, se habrían expuesto a los horrores de una invasión, desdeñando una oportunidad bastante buena de paz para la que se podían presentar muchas excusas plausibles. La retórica no era ninguna garantía. Habría aparecido otro gobierno. «Los belicistas habían tenido su oportunidad y habían perdido.» Estados Unidos se había mantenido distante. Nadie tenía ninguna obligación con la Rusia soviética. ¿Por qué no iba Gran Bretaña a unirse a los espectadores que, en Japón y en Estados Unidos, en Suecia y en España, observarían con un interés imparcial, o incluso con placer, una lucha mutuamente destructiva entre el imperio nazi y el comunista?
A las generaciones futuras les costará creer que las cuestiones que he resumido aquí no se consideraran dignas de ocupar un lugar en el orden del día del gabinete, o que ni siquiera se mencionaran en nuestros cónclaves más privados. La única manera de acabar con las dudas es por medio de los hechos. y los hechos estaban por venir.


………….

En los últimos días de Burdeos, el almirante Darlan se convirtió en una figura muy importante. Mis contactos con él habían sido pocos y formales. Lo respetaba por el trabajo que había realizado en la recreación de la Armada francesa que, después de diez años de estar bajo su control profesional, era más eficiente que en ningún otro momento desde la Revolución francesa. Cuando vino a Inglaterra en 1939 le ofrecimos una cena oficial en el Almirantazgo. En respuesta al brindis, lo primero que hizo fue recordamos que su bisabuelo había muerto en la batalla de Trafalgar, lo que me hizo pensar que se trataba de uno de esos buenos franceses que odian Inglaterra. Las discusiones navales anglofrancesas que se desarrollaron en enero también demostraron lo celoso que era el almirante de su posición profesional con respecto a quien fuera el ministro político de la Armada. Esto se había convertido en una auténtica obsesión y, creo yo, desempeñó un papel decisivo en su comportamiento.
Por lo demás, Darlan estuvo presente en la mayoría de las conferencias que he descrito y, a medida que se acercaba el fin de la resistencia francesa, me aseguró varias veces que, ocurriera lo que ocurriese con la Flota francesa, ésta no debía caer jamás en poder de los alemanes. En Burdeos llegó el momento decisivo en la carrera de este almirante ambicioso, interesado y competente. Su autoridad sobre la Flota era, a todos los efectos prácticos, absoluta. Bastaba con que diera la orden de que los barcos se dirigieran a puertos británicos, estadounidenses o a los de las colonias francesas (de hecho, algunos ya habían zarpado) para que lo obedecieran. La mañana del diecisiete de junio, tras la caída del gabinete de Reynaud, le anunció al general Georges que estaba decidido a dar la orden. Al día siguiente, Georges se reunió con él por la tarde y le preguntó qué había ocurrido. Darlan le respondió que había cambiado de opinión. Cuando le preguntó por qué, respondió simplemente: «Ahora soy ministro de Marina.» Esto no quería decir que hubiera cambiado de opinión para ser ministro de Marina, sino que, como ministro de Marina, tenía una perspectiva diferente.
¡Qué vanos son los cálculos que hacen los hombres por interés! Pocas veces ha habido un ejemplo más convincente. Hubiera bastado con que Darlan zarpara en cualquiera de sus barcos hacia cualquier puerto fuera de Francia para convertirse en el amo de todos los intereses franceses al margen del control alemán. No habría llegado, como el general De Gaulle, tan sólo con un corazón invencible y un puñado de almas gemelas, sino que habría llevado consigo, fuera del alcance alemán, a la cuarta Armada del mundo, cuyos oficiales y hombres le eran fieles a él en persona. Actuando así, Darlan se habría convertido en el jefe de la Resistencia francesa, con una poderosa arma en la mano. Los astilleros británicos y estadounidenses se habrían puesto a su disposición para el mantenimiento de su flota. La reserva de oro francesa en Estados Unidos le habría garantizado, una vez reconocido, abundantes recursos. Todo el imperio francés se habría unido en torno a él. Nada le habría impedido convertirse en el libertador de Francia. La fama y el poder que deseaba tan ardientemente estaban al alcance de su mano. En cambio, pasó por dos años de preocupaciones y un cargo ignominioso, hasta una muerte violenta, una sepultura deshonrosa y un nombre que sería execrado durante mucho tiempo por la Armada francesa y el país que hasta entonces había servido tan bien.


…………….

En esos días de verano de 1940, tras la caída de Francia, nos quedamos completamente solos. Ninguno de los dominios británicos, ni la India, ni las colonias podían enviamos ayuda decisiva, ni enviamos a tiempo lo que tuvieran. Los ejércitos alemanes, nutridos y victoriosos, totalmente equipados y con la gran reserva de las armas y los arsenales capturados, se preparaban para el ataque final. Italia, con fuerzas numerosas e impo¬nentes, nos había declarado la guerra y se afanaba por lograr nuestra destrucción en el Mediterráneo y en Egipto. En el Lejano Oriente Japón lanzaba miradas inescrutables y, de forma significativa, solicitaba el cierre de la carretera de Birmania a los productos procedentes de China. La Rusia soviética estaba vin¬culada a la Alemania nazi por su pacto y prestaba una ayuda importante a Hitler en cuanto a materias primas. España, que ya había ocupado la zona internacional de Tánger, podía volverse contra nosotros en cualquier momento y reclamar Gibraltar, o pedir ayuda a los alemanes para atacado, o montar baterías para dificultar el paso por el Estrecho. La Francia de Pétain y de Burdeos, que poco después se trasladó a Vichy, podía verse obligada cualquier día a declaramos la guerra. Lo que quedaba en Talón de la Flota francesa parecía estar en poder alemán. Sin duda, no nos faltaban enemigos.
Después de Orán, a todos los países les quedó claro que el gobierno y la nación británicos estaban decididos a luchar hasta el final. Pero aunque no hubiera ninguna debilidad moral en Gran Bretaña, ¿cómo superar los espantosos hechos físicos? Era sabido que los ejércitos que había en el país casi no tenían más armas que fusiles, y que tendrían que pasar meses antes de que nuestras fabricas pudieran compensar siquiera las municiones perdidas en Dunkerque. No es extraño que el mundo en general estuviera convencido de que nos había llegado la hora.
Cundió la alarma en Estados Unidos y, sin duda, por todos los países libres que quedaban. Los estadounidenses se preguntaron seriamente si era correcto desprenderse de algunos de los recursos que tenían tan limitados para permitirse un sentimiento generoso aunque desesperado. ¿No debían forzar cada nervio y cuidar cada arma para remediar su propia falta de preparación? Se necesitaba un criterio muy seguro para elevarse por encima de estos argumentos convincentes y realistas. La gratitud de la nación británica se debe al noble presidente, a sus excelentes oficiales y a sus importantes asesores que nunca, ni siquiera antes de la llegada de las terceras elecciones presidenciales, perdieron su confianza en nuestra suerte o en nuestra. voluntad.
Es posible que inclinara la balanza el carácter optimista e imperturbable de Gran Bretaña, que yo tenía el honor de manifestar. Aquí teníamos un pueblo, que en los años previos a la guerra había llegado a los límites extremos del pacifismo y la imprevisión, que se había permitido el juego de la política de partidos y que, a pesar de disponer de tan pocas armas, se había introducido alegremente en el centro de las cuestiones europeas, y que ahora tenía que rendir cuentas al mismo tiempo por sus impulsos virtuosos y su falta de preparación. Pero ni siquiera se inmutaban, sino que desafiaban a los conquistadores de Europa. Parecían dispuestos a dejar que su isla quedara hecha un caos antes que rendirse. Esto escribiría una página bonita en la historia, pero había otras historias de este tipo. Atenas había sido conquistada por Esparta. Los cartagineses presentaron una resistencia desesperada ante Roma. No pocas veces, en los anales del pasado, y mucho más en las tragedias jamás registradas u olvidadas hace tiempo, han desaparecido unos estados valientes, orgullosos y tranquilos, e incluso razas enteras, de modo que sólo se conserva su nombre, o ni siquiera se los menciona.
Pocos británicos y muy pocos extranjeros comprendían las peculiares ventajas técnicas de nuestra insularidad; tampoco se supo en general cómo se mantuvieron los aspectos fundamentales de la defensa aérea y, últimamente, de la marítima. Habían pasado casi mil años desde la última vez que se vieron en suelo inglés las hogueras de un campamento extranjero. En el momento culminante de la resistencia británica, todos mantuvieron la calma, satisfechos de jugarse la vida. Que tal era nuestro estado de ánimo lo fueron reconociendo poco a poco nuestros amigos y enemigos en todo el mundo. ¿Qué había detrás de todo esto? Algo que sólo se podía resolver mediante la fuerza bruta.
También había otro aspecto. Uno de nuestros mayores peligros durante el mes de junio consistió en desperdiciar nuestras últimas reservas en una vana resistencia francesa en Francia, y la fuerza de nuestra aviación se agotó paulatinamente mediante sus vuelos o su transferencia al continente. Si Hitler hubiera estado dotado de una sabiduría sobrenatural habría reducido el ataque al frente francés, haciendo quizá una pausa de tres o cuatro semanas después de Dunkerque, en la línea del Sena y, mientras tanto, habría desarrollado sus preparativos para invadir Inglaterra.Así habría tenido una oportunidad decisiva y podría habernos torturado en el atolladero de abandonar a Francia en su agonía o desperdiciar los últimos recursos para nuestra existencia futura. Cuanto más instábamos a Francia a seguir luchando, más obligados estábamos a ayudarla, y más dificil habría sido hacer preparativos para la defensa de Inglaterra y, sobre todo, para mantener en reserva los veinticinco escuadrones de aviones de combate de los que todo dependía. En este punto, no deberíamos haber cedido jamás, aunque la negativa hubiera despertado amargos resentimientos en nuestro aliado y hubiera envenenado todas nuestras relaciones. Incluso fue con cierta sensación de alivio que algunos de nuestros altos mandos se enfrentaron con nuestro nuevo y tan simplificado problema. Como le dijo el portero de uno de los clubes de las Fuerzas Armadas en Londres a un socio que tenía un aspecto ali¬caído: «De todos modos, señor, hemos llegado a la final, y se va a jugar en nuestro campo.»


…………………

Ni siquiera en este momento el Alto Mando alemán subestimó la fuerza de nuestra posición. Ciano cuenta que, cuando fue a ver a Hitler a Berlín, el siete de julio de 1940, mantuvo una larga conversación con el mariscal Van Keitel que, igual que Hitler, le habló del ataque a Inglaterra, repitiéndole que todavía no se había tomado ninguna decisión definitiva. Le parecía posible el desembarco, pero lo consideraba «una operación sumamente difícil, que hay que emprender con la máxima precaución, teniendo en cuenta el hecho de que la información se¬creta disponible sobre la preparación militar de la isla y sobre las defensas costeras es escasa y no demasiado fiable» .

El diecinueve de julio Hitler pronunció un discurso triunfal en el Reichstag en el que, tras predecir que yo no tardaría en refugiarme en Canadá, realizó lo que se llamó su oferta de paz. Este gesto fue acompañado, durante los días siguientes, por delegaciones diplomáticas a Suecia, Estados Unidos y el Vaticano. Naturalmente, Hitler se habría quedado muy con¬tento si, después de someter a Europa a su voluntad, hubiese podido acabar la guerra consiguiendo que Gran Bretaña aceptara lo que había hecho. En realidad, no era una oferta de paz sino un intento de lograr que Gran Bretaña renunciara a todo por lo que había entrado en guerra para mantenerlo.
Lo primero que pensé fue en un debate solemne y formal en las dos cámaras del Parlamento, pero a mis colegas les pareció que esto sería darle demasiada importancia a la cuestión, sobre lo que estuvimos todos de acuerdo. En cambio se decidió que el ministro de Asuntos Exteriores rechazara el gesto de Hitler en una emisión radiofónica. La noche del día veintidós, «dejó de lado» los «llamamientos de Hitler de someterse a su voluntad». Contrastó la imagen que Hitler tenía de Europa con la imagen de la Europa por la que luchábamos y declaró que «no dejaremos de luchar hasta asegurar la libertad». En realidad, el rechazo a toda idea de una negociación ya había aparecido en la prensa británica y en la BBC, sin que el gobierno de Su Majestad hiciera nada al respecto, en cuanto se escuchó por radio el discurso de Hitler.
Ciano hace constar en su diario que «la noche del día diecinueve, al conocerse la frialdad de la primera reacción británica ante el discurso, se extendió entre los alemanes una sensación de desilusión mal disimulada». A Hitler «le gustaría llegar a un acuerdo con Gran Bretaña. Él sabe que la guerra con los británicos será dura y sangrienta, y sabe también que en todas partes la gente está en contra de los derramamientos de sangre». Mussolini, por el contrario, «teme que los ingleses en¬cuentren en el discurso demasiado ingenioso de Hitler un pre¬texto para iniciar las negociaciones». Señala Ciano que «eso sería una lástima para Mussolini que, ahora más que nunca,quiere la guerra» *. No hacía falta que se preocupara: tendría toda la guerra que quisiera.
…………………….

A medida que nos acercábamos al final del año cobramos plena conciencia de sus luces y sus sombras. Estábamos vivos. habíamos derrotado a la Fuerza Aérea alemana. No habían invadido nuestra isla. El Ejército nacional era más poderoso. Londres había soportado triunfalmente todas las pruebas. Todo lo relacionado con nuestro dominio del espacio aéreo sobre nuestra propia isla mejoraba rápidamente. La difamación de los comunistas que obedecían órdenes de Moscú farfullaba acerca de una guerra imperialista capitalista. Pero las fabricas bullían de actividad y toda la nación británica trabajaba duro, día y noche, entusiasmada por una ola de alivio y orgullo. Resplandecía la victoria en el desierto libio y, al otro lado del Atlántico, la gran república se acercaba cada vez más a sus obligaciones y en nuestra ayuda.
Estoy seguro de que podemos calificar este año tremendo como el más espléndido, y también el más mortal, en nuestra larga historia inglesa y británica. Una gran Inglaterra, organizada de forma curiosa, destruyó a la Armada Invencible. Una' intensa llama de convicción y resolución nos impulsó durante los veinticinco años del conflicto que enfrentó a Guillermo III y Marlborough con Luis XlV. Hubo una época famosa con Chatham. Estuvo la larga lucha contra Napoleón, en la que conseguimos sobrevivir gracias al predominio marítimo de la Armada británica bajo el liderazgo clásico de Nelson y sus colegas. Un millón de ciudadanos británicos murieron en la primera guerra mundial. Pero no hubo nada peor que 1940.
A finales de ese año, esta isla pequeña y antigua, con su comunida de Naciones, sus dominios y sus añadidos bajo todos los cielos, demostró ser capaz de soportar todo el impacto y el peso del destino mundial. Sin rechistar ni titubear, y sin fallar. El espíritu del pueblo y de la raza británica demostró ser invencible. El baluarte de la Commonwealth y el imperio no pudo ser tomado por asalto. Solos, aunque con el apoyo de todos los latidos generosos de la humanidad, desafiamos al tirano en el momen to culminante de su triunfo.

Toda nuestra fuerza latente estaba viva. Ya sabíamos lo que era el terror aéreo. La isla era intangible, inviolable. De allí en adelante nosotros también tendríamos armas con las que luchar. De allí en adelante también nosotros seríamos una máquina bélica sumamente organizada. Le habíamos demostrado al mundo que éramos capaces de defender lo que era nuestro. La cuestión de que Hitler dominara el mundo tenía dos aspectos. Gran Bretaña, a la que tantos habían descartado, seguía luchando, mucho más fuerte que nunca, y cada día más. El tiempo había vuelto a ponerse de nuestra parte, y no sólo del lado de nuestro país. Estados Unidos se estaba armando rápidamente y cada vez se acercaba más al conflicto. La Rusia soviética que, por un cruel error de cálculo, nos juzgó inútiles al estallar la guerra y le compró a Alemania una inmunidad efímera y una parte del botín, también se había vuelto más fuerte y se había asegurado posiciones avanzadas para su propia defensa. De momento, Japón parecía intimidado por la perspectiva evidente de una guerra mundial prolongada y, observando con ansiedad a Rusia y Estados Unidos, meditaba profundamente sobre lo que le resultaba prudente y provechoso hacer.
Esta Gran Bretaña y los distantes estados y dependencias relacionados con ella, que les había parecido que estaban a un paso de la ruina, con el corazón a punto de traspasarse, hacía quince meses que se concentraban en el problema de la guerra, entrenando a sus hombres y dedicando a la lucha la variedad infinita de sus vitalidades. Atónitos y aliviados, los países neutrales más pequeños y los estados subyugados veían que las estrellas seguían brillando en el cielo. La esperanza y, con ella la pasión, volvían a renacer en el corazón de cientos de millones de hombres.
La buena causa triunfaría. La bandera de la libertad, que en esta hora fatídica era la bandera británica, seguiría ondeando hacia todos los vientos.
.

jueves, octubre 18, 2007

Los bosques, Greenpeace y la mala información

Informe a contrapelo del ecologismo ad usum

Hay 3400 millones de hectáreas de bosques en el mundo. El 30% de la superficie mundial está cubierta de bosques. Se calcula que se ha perdido el 50% de la superficie boscosa desde los viejos tiempos.
Por año desaparecen 13 millones de hectáreas, es decir un 0,4%, lo cual no parece tan dramático. Sobre todo si hay reforestación y nuevas plantaciones. En realidad la pérdida neta anual es de 7 millones de hectáreas, o sea un 0,2% del total Y está en retroceso. Según Naciones Unidas, en Asia se pasó de perder un millón de hectáreas anuales a ganar un millón más cada año. Europa, lo mismo: casi un millón de hectáreas se suman anualmente a sus bosques.

“Hay razones para ser muy optimistas con lo que está pasando", dijo Hosny El-Lakany, director general asistente del área forestal de la FAO. Sin embargo, se quejó de que Latinoamérica es la zona donde la Tierra sufre la mayor deforestación. En la región, con 924 millones de hectáreas, posee 23 por ciento del área forestal de todo el planeta y donde la pérdida neta anual supone 65 por ciento mundial. “

La deforestación anual en Latinoamérica asciende a 4.7 millones de hectáreas. El informe resalta que "América del Sur sufrió la más importante pérdida neta de bosques entre 2000 y 2005, con 4.3 millones de hectáreas, seguida por África, con 4 millones de hectáreas anuales".

O sea, en Latinoamérca se pierde anualmente algo así como el 0,3%. Tampoco es para desmayarse de horror, aunque es un llamado a prestar atención y proponer un manejo adecuado.

O SEA

Se nos martillea desde que tengo uso de razón con el problema de la despiadada tala de bosques, con la amenaza al medio ambiente, la pérdida de especies animales, de potencial turístico y resulta que eso sucede casi con exclusividad en nuestro continente y a tasas del 0,3% anual. Que cada vez hay más bosques en Asia y en Europa, que el mundo está evitando la extinción de ese recurso y que la tendencia es a la disminución de la tala.
La imagen de una agricultura predadora, quemando bosques, al menos a mi me queda ahora un poco menos firme. Sera verdad?


Veamos el caso de Salta y Jujuy, la Reserva de Biósfera de Las Yungas

Según el informe de 2003, de la Secretaría de Medio ambiente, entre 1986 y 1998, la superficie de tierras forestales en esas provincias pasó de 942 mil hectáreas a 930 mil, o sea una pérdida del 1,2%. Pero entre 1998 y 2002 la pérdida fue del 0,6%. O sea , poco y en baja.
Para los bosques rurales, la situación es mejor, ya que desde 1998 a 2002 se verifica un crecimiento de 827 hs. (un aumento del 15% )
En síntesis: se han talado entre 1986 y 2002, unas 14 mil hectáreas en Las Yungas. Recordemos que la superficie total del área de la Reserva de las Yungas es de 1,3 millones de hectáreas. O sea, que se han talado en casi veinte años…el 1,26% del área.
EL UNO PUNTO VEINTISEIS POR CIENTO DE LA RESERVA DE LAS YUNGAS, EN VEINTE AÑOS.

Nunca vi estos datos en los dramáticos anuncios de Greenpeace, en los que nuestros actores y cantantes denuncian la “desaparición” inminente de las Yungas. Y nos piden la firma (Ya han conseguido 1.200.000 firmas: la gente tiene clara las prioridades (je!)

Bueno, ese es el poder mediático del ecologismo. Muestran la mitad del problema, no exhiben las cifras de contexto, culpabilizan y aparecen como los Robin Hood que devolverán a la gente sus bienes robados por la agricultura transgénica, arrasadora de bosques y asesina de jaguares.
Con los problemas reales del pais - la pobreza, la corrupción, la carencia de viviendas, la falta de energía, la inseguridad- Greenpeace junta un millon de firmas para que la depredación de las yungas, que avanza al 1% cada veinte años, no nos hunda en el horror de un mundo contaminado, etcétera, etcétera.
Vamos mal.

(Este artículo acaba de ser publicado en: http://www.mitosyfraudes.org/Polit/YungasLijalad.html, un sitio dedicado a luchar contra mitos, fraudes, mentiras y excesos ecologistas)

martes, octubre 16, 2007

Ahora, NO

Ahora no pueden engañarnos más. Ahora no pueden ocultar la realidad. Ahora nadie puede creer en la superioridad de los que gobiernan, pobres tipos como yo o como vos, a los que la muerte los aguarda doblando los setenta. Se creen imprescindibles ante la Historia y solo serán, quizás, personajes de historieta. Pensemos en Chávez, o en el Secretario de Comercio Moreno, que imponen su presencia amenazante ante empresarios cobardes que ceden ante el chantaje gubernamental.
Ahora está la web y los infinitos blogs que nos cuentan la otra verdad. Ahora están los organismos internacionales midiendo y comparando cada fragmento de la realidad de los 200 países del mundo, y publicándola al instante en la web. Nadie puede aducir ignorancia, ahora.

El dolar libre cuesta en Caracas el doble que el dólar oficial, inaccesible.
http://bonosvenezuela.blogspot.com/

http://www.eltiempo.com/tiempoimpreso/edicionimpresa/internacional/2007-10-06/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3755030.html

La inflación es en Venezuela del 20%, más o menos como en Argentina.

http://www.cesla.com/cifras/index.php3?pais=Venezuela

Argentina y Venezuela son los paises que MENOS inversion extranjera recibieron en America Latina durante 2006.
http://www.lanacion.com.ar/economia/nota.asp?nota_id=953609&origen=rss

http://www.unctad.org/en/docs/wir2007p1_en.pdf


Esos fenómenos estan íntimamente ligados.

Gente que aun cree que puede mandar a los gritos y obligar a la inflación a ”no existir” quiere obligar “a los gritos” a las empresas a invertir. Como los inversionistas deben ser “tentados” y no “gritados” prefieren otros destinos para sus maravedíes: China, India, Sudeste asiatico.
En América Latina de los 80 mil millones que se invirtieron desde el exterior, 19 mil capturó Mexico, 18 mil Brasil, Chile, 8 mil. Argentina 5 mil. Y a la baja. En per capita, cada chileno recibio 500 dolares, cada mexicano 182, cada argentino 125 y cada brasileño, 100.
O sea, Chile es cuatro veces más productivo que Argentina para captar inversión extranjera.
Mexico, por el Nafta, Brasil por su gran tamaño -aunque débil analizando per cápita-, Chile por su enorme apertura y libertad económica y Argentina, en retroceso, junto a Venezuela.
Que me venga ahora el Superministro de la Supereconomía argentina a desmentir estos datos.

Esta es la Nueva Era Informativa: las mentiras duran un suspiro, estamos accediendo on-line a la información internacional, comparando países, comparando realidades económicas, sociales y políticas. No hay más espejitos de colores.

domingo, octubre 14, 2007

Artículo de Sam Harris y Salman Rushdie

El Occidente también defrauda la libertad de las mujeres musulmanas


Por Sam Harris y Salman Rushdie


Mientras usted lee estas líneas, Ayan Hirsi Ali se halla en una casa segura con hombres armados que custodian la puerta. Hirsi Ali es de las más hábiles, inteligentes y sufridas defensoras de la libertad de palabra y de conciencia que viven hoy día y por eso la odian a muerte en las comunidades musulmanas a lo largo y a lo ancho del mundo.
Los detalles de su historia se han divulgado ampliamente, pero merece la pena repetirlos pues ilustran cuan pobremente pertrechados estamos en el Occidente para enfrentar la amenaza del extremismo musulmán.
En 1992 Hirsi Ali huyó de Somalía a Holanda en calidad de refugiada, después que rehusara someterse a un matrimonio forzado con un hombre al que no conocía. Llegada a Holanda y ocultándose de su familia, comenzó a trabajar como mujer de la limpieza. Pero esta mujer de la limpieza hablaba la lengua somalí, la lengua arábiga, el amhari [idioma de Etiopía], swahili [idioma sub sahariano más difundido en Uganda, Kenia, Tanzania y zonas del este de Zaire, Ruanda y Burundi] e inglés y aprendía aprisa el holandés, de modo que encontró trabajo como traductora para otros refugiados somalíes, muchos de los cuales, como ella misma, eran víctimas del Islam.
Esas mujeres habían sido abusadas, mutiladas, se les había negado asistencia médica, se las había privado de educación y habían sido forzadas a la sumisión sexual y a embarazos compulsivos.
Después de cursar ciencias políticas y filosofía en la Universidad de Leiden, Hirsi Ali comenzó a hablar en público sobre la represión de las mujeres bajo el Islam; poco después comenzó a recibir amenazas de muerte por parte de musulmanes locales. Finalmente, su situación de seguridad se tornó tan grave, que en el año 2002 se trasladó a los Estados Unidos. Sin embargo Gerrit Zalm, a la sazón viceprimer ministro de Holanda, se comunicó con ella instándola para que fuera candidata al parlamento holandés. Cuando Hirsi Ali expresó estar preocupada por la seguridad, Zalman le aseguró que le sería otorgada protección diplomática donde y cuando fuese necesario. Hirsi Ali regresó a Holanda con esa certidumbre, fue elegida para una
banca en el parlamento y pasó a ser una incansable defensora de las mujeres, de la sociedad civil y de la razón.
El resto de su historia es bien conocido. En el año 2004 Hirsi Ali colaboraba con Theo van Gogh en el filme "Sumisión", que analizaba la relación entre la ley islámica y el sufrimiento de millones de mujeres bajo el Islam. El escándalo de la comunidad musulmana confirmó tanto la necesidad del trabajo de Hirsi Ali como la razonabilidad de su temores. Van Gogh rechazó la custodia de guardaespaldas y muy pronto fue baleado y casi decapitado en una calle de Amsterdam. En el pecho, con un cuchillo de carnicero, le clavaron una carta de amenaza a Hirsi Ali.
Inmediatamente Hirsi Ali fue obligada durante meses a ocultarse y trasladarse de una casa segura a la otra, en ocasiones más de una vez al día. Finalmente, consideraciones de seguridad hicieron que se alejara completamente de Holanda. Regresó a los Estados Unidos, y el gobierno de Holanda ha estado pagando allí los gastos de protección. Así ha sido hasta que súbitamente la semana pasada anunció que no la protegería más fuera de Holanda, anunciando al mundo, por ese motivo, su vulnerabilidad.
Importa advertir que es posible que Hirsi Ali sea el primer refugiado de Europa Occidental desde el Holocausto. Ella es, por lo tanto, única e indispensable testigo de la fuerza y de la debilidad de Occidente: del esplendor de la sociedad abierta y de la ilimitada energía de sus antagonistas. Ella sabe de los desafíos que enfrentamos en nuestra lucha por contener la misoginia y el fanatismo religioso del mundo musulmán, y ella vive todos los días las consecuencias de nuestro fracaso. No hay nadie en mejor posición para que nos recuerde que la tolerancia de la intolerancia es cobardía.
Habiendo compendiado para sí misma la Ilustración en unos pocos años, Hirsi Ali ha escrutado detenidamente todos los senderos que conducen al páramo que es el Islam tradicional. Ha escrito dos libros brillantes en los que describe su periplo, el más reciente, "Infiel", ha sido durante meses el mayor éxito de ventas. Arduo es exagerar su coraje. Como escribió Christopher Caldwell en el The New York Times, "Voltaire, con cada declaración no se arriesgaba a hacer mil millones de enemigos que reconocían su rostro y podían, por vía de la Internet, compartir informaciones al instante con otras personas que se proponían asesinarlo."
La semana entrante el parlamento holandés debatirá el caso de Hirsi Ali. Tal como están las cosas, la decisión del gobierno de protegerla solamente dentro de los límites de Holanda reviste una genuina perversidad. Aunque los holandeses se han quejado por el costo de proteger a Hirsi Ali en los Estados Unidos, en realidad para ellos resulta mucho más caro protegerla en Holanda, pues allì el riesgo de Hirsi Ali es mayor.
Debe considerarse también la cuestión de las promesas rotas. Hirsi Ali fue persuadida para que presentara candidatura al parlamento y para que se transformara en la vocera mundial más visible, con la vida en un hilo, en el entendimiento de que sería protegida durante todo el tiempo que ella lo necesitara. Gerrit Zalm, en su condición tanto de viceprimer ministro como de ministro de finanzas, le prometió esa seguridad sin limitaciones. Más vergonzosamente aún , Jan Peter Balkenende, primer ministro de Holanda, ha recomendado que Hirsi Ali simplemente se marche del país, negándole a la vez siquiera una semana de protección fuera de Holanda, semana durante la cual ella debería reunir los fondos para contratar servicios de seguridad. ¿Se trata de un cobarde designio para aplacar a los fanáticos musulmanes locales? ¿Es una advertencia a otros disidentes holandeses para que no monten un follón al hablar demasiado francamente del Islam? ¿ O es nada más que simple atolondramiento irreflexivo?
El gobierno de Holanda debe reconocer que ha hecho algo escandaloso y debe comprender su obligación de brindarle a Hirsi Ali la protección que le fue prometida.
No hay ninguna otra persona viva que merezca más la libertad de palabra y de conciencia , obvia en Occidente, ni hay otra persona que esté haciendo esfuerzos más valientes para defender esas libertades.



''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''



Sam Harris es autor de "The End of Faith: Religion, Terror and the Future Reason",

and "Letter to a Christian Nation", Salman Rushdie es novelista y eensayista, autor

of "The Satanic Verses".

© 2007, Chicago Tribune.

(Versión al español: Jaime Lerner)

miércoles, octubre 10, 2007

Revolucionarios

“La revolución que hemos hecho no es una revolución nacional, sino una revolución nacional socialista ; incluso podemos subrayar la palabra “socialista”. Nuestra única defensa contra la reacción la representan los grupos de asalto , porque son la encarnación absoluta de la idea revolucionaria. El que milita en las camisas pardas desde el primer día se compromete con el camino de la revolución y no se desviará un pelo hasta que consigamos nuestro objetivo final”
Ernst Röhm, Jefe de las SA nazis


Con leves cambios esta podría ser una proclama de cualquier líder revolucionario latinoamericano

“La revolución que hemos hecho no es una revolución nacional, sino una revolución nacional socialista ; incluso podemos subrayar la palabra “socialista”. Nuestra única defensa contra la reacción la representan las formaciones especiales , porque son la encarnación absoluta de la idea revolucionaria. El que milita en esas formaciones desde el primer día se compromete con el camino de la revolución y no se desviará un pelo hasta que consigamos nuestro objetivo final”
(Chavez? Firmenich? el Ché?)


Para los que aun no entienden la profunda hermandad entre revolucionarios de “derecha” y revolucionarios de “izquierda” bien vale refrescar algunas cosas:

Ambos desprecian los sistemas democráticos, la negociación, el parlamentarismo.
Ambos combaten al “ capital”, especialmente el financiero, a los “imperios” anglosajones y en grados variables a los judíos y coinciden en su odio a Israel
Ambos ejercitan un fuerte apego a las armas y a la violencia como método de resolución de la politica.
Ambos apelan al golpe sorpresivo (queman el Reichtag o protagonizan la toma del Palacio) y aplican crudamente la violencia para “marcar territorio” (La “noche de los cuchillos” de Hitler, los fusilamientos del Ché en Sierra Maestra, las infinitas represiones de la cheka leninista y del aparato de matar stalinista y maoísta)
Ambos son místicos, heroicos, aman el peligro, juegan con la muerte.
Ambos terminan con un religioso culto a la personalidad del Lider, el cual contra toda idea igualitaria es un Semidios por el cual hay que dar la vida (“La vida por Perón”, “doy mi vida por Fidel”)
Ambos desprecian al individualismo: las masas son las protagonistas de la Historia (siempre que las conduzcan ellos)
Ambos se ríen del “humanitarismo burgués”, el sentimentalismo, la piedad por las víctimas, la idea del perdón,
Ambos son antirreligiosos: no soportan a alguien superior a ellos que los juzgue desde el Cielo.
Ambos tienen como objetivo “recrear” al Hombre, o a la Familia, o el Trabajo, o la Patria. Creen que su poder no tiene límites: juegan a ser dioses en la Tierra.
Transitan de un lado al otro de la frontera: Mussolini pasa del Partido Socialista a crear el Movimiento Fascista; crea la Republica Social en su ocaso, hablando de la Italia Proletaria contra la Italia Plutocrática; Joe Baxter, que pasa de la Tacuara filo- nazi a la guerrilla guevarista, Abal Medina similar prodigio
Pactan o se alían con el “enemigo”: Hitler con Stalin, Fidel Castro con el Gral. Videla, la izquierda laica y moderna con el Islam fundamentalista, homofóbico, sexista y medieval.
Como el personaje de Ibsen creen que el pueblo solo es progresista si los revolucionarios se encargan de dirigirlo: sino son masas idiotas, lumpen, gente sin conciencia de clase.
Ambos llevan al fracaso y la muerte a su pueblo: Decenas de millones de muertos rusos, chinos, alemanes, italianos, camboyanos, coreanos del norte. Miles de europeos del este, cubanos.
Ambos reprimen, torturan, encierran, ocultan, impiden la prensa libre, al acceso a las comunicaciones.
Ambos desprecian las tradiciones, la costumbre, el derecho consuetudinario, las instituciones del orden espontáneo, la evolución, el ensayo y error, el cambio en paz.
Ambos, por ultimo, creen que el hombre es un medio, una máquina reemplazable y no un ser único e irrepetible: por sobre el hombre común, siempre se alza la Patria, el Movimiento, la Clase, el Pueblo, la Nación, el Partido, el Estado, el Líder, el Conductor, el Jefe, la Unidad Básica, el Comité de Defensa de la Revolución, la Célula del Partido, la Organización, la Ideología, las Ideas correctas, el Comité Central, las infinitas siglas, la Comunidad Organizada, los Ministerios del Poder Popular.
Pero cuando pueden ambos se revientan a tiros, se matan, se secuestran, se asesinan, se enfrentan como la Triple A y los Montoneros, como ejércitos privados nazis y ejércitos privados comunistas en la Alemania prehitleriana.
Ambos compiten para arrearnos a su mundo perfecto.

domingo, octubre 07, 2007

Artículo sobre la pastera de Fray Bentos

Ha llegado el día después.


Botnia está finalizada, aún no operativa. Mucha gente en Gualeguaychú se siente traicionada por Kirchner y su admisión –largamente pronosticada– de que no habrá relocalización. Un pueblo atemorizado, niños usados y afectados sicológicamente que asocian las pasteras con muerte y desolación, despidos y pérdidas económicas a uno y otro lado del río, profunda enemistad entre dos ciudades. ¿Valió la pena todo eso?

Se inaugura una más de las 120 plantas de producción de celulosa en América Latina. Una más de las miles en el mundo. Una de las más modernas, mucho más que las obsoletas 10 o 15 plantas de pulpa y papel que existen en Argentina. Una planta que emplea el mismo método usado en el 80% de las plantas en el mundo, el que fue forzado a ser adoptado en Klabin Riocell por Greenpeace misma, el que fue requerido por la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (creo que es el nombre completo) de Argentina para que a él se reconviertan todas sus plantas en 3 o 4 años, el mismo que se usa en las casi 20 plantas en Río Grande do Sul o las 15 de Chile. Una planta que vierte sus efluentes a un río 7 veces más caudaloso que el Elba, donde está la más moderna planta de Europa. Una planta que es de menores dimensiones que las brasileñas y que ha invertido un 30% de su presupuesto en evitar que exista contaminación atmosférica o acuática. Una planta similar a las visitadas por argentinos y uruguayos en Finlandia donde comprobaron que los malos olores y la contaminación son cosa de 15 años atrás. Una planta avalada por técnicos de Argentina y Uruguay –incluyendo sus respectivas Academias de Ingeniería– y por expertos de reputación internacional. Una planta de las muchas que en Europa y en América del Norte conviven con sitios turísticos e incluso patrimonios culturales, como en Rauma. Una planta cuestionada por un pueblo al que se manipuló, se le mintió, se lo aterrorizó y finalmente se lo abandonó.

La oposición a la fábrica es política y ambiental. Cuestionan el modelo de desarrollo agroindustrial en base a supuestas incumplidas promesas de la izquierda, a la extranjerización de la tierra –como si fuera un fenómeno localizado sólo en suelos forestales– al monocultivo “desertificante” –sin mencionar la soja y los agroquímicos, o comparar el balance hídrico de la forestación con el de otros cultivos. Mencionan los olores nauseabundos de plantas de los 50 y 60 –ignorando filtros y precipitadores electrostáticos de hoy día– el vertido de toneladas de residuos a la atmósfera y el río –sin mencionar volumen y caudal de los cuerpos receptores– el uso de sustancias químicas peligrosas –sin mención a los protocolos de trabajo– el vertido de agua caliente y tóxica al río –sin tomar en cuenta que las colonias de bacterias que procesan el efluente no sobrevivirían a ello– y hablan de dioxinas y furanos como si fueran íntimos amigos, cuando se sabe que no se liberan en este tipo de fábrica en especial.

Cuestionan el modelo productivo, ignorando el silvopastoreo y el aumento de producción del agro en los mismos años que aumentó la forestación. Denuncian afectación de la pesca, cuando los motivos para la mortandad de peces son climáticos o producto de la agricultura. Denuncian prohibición de exportar miel a la UE, confundiendo antibióticos con productos derivados del proceso de blanqueo. Denuncian deforestación, cuando no sólo ha crecido el área que sustenta al bosque nativo, sino que sólo tres países lo lograron en América del Sur (¿qué lograron?). Denuncian desempleo y emigración, cuando la realidad muestra mayor empleo y pueblos que vuelven a prosperar, despertando de una larga inactividad. Y en el colmo de apocalípticas predicciones, mencionan los únicos 3 ejemplos particulares de afectación al ambiente –Valdivia, Pontevedra y Finlandia– para denostar esta planta pero no las establecidas en Argentina. Al punto que el manifiesto de la Asamblea Binacional a favor de un ambiente limpio sólo menciona por nombre a las fábricas uruguayas, nunca así a las contaminantes del otro país.

Existe ambientalismo, política, desinformación y mentira y cada asunto mencionado da para un artículo completo. Bienvenida la discusión para lograr un desarrollo sustentable, pero basado en información real. Bienvenida la discusión para lograr un ambiente limpio, sin olvidar que no hay nada más contaminante que la pobreza, la ignorancia y el subdesarrollo.
Dr. Oscar Ventura
Lic. Luis Anastasía
Téc. Alejandro Villaverde

viernes, octubre 05, 2007

El lado oscuro del Ché

El quiso hacer de cada militante “una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar”.
Acceda aquí

jueves, octubre 04, 2007

Reediciones

Vuelvo a postear algunos artículos que, en mi opinión, no han perdido vigencia



Carta al Comandante Bolivariano

Sr. Presidente, Hugo Chávez


A menos que se hayan tergiversado sus palabras, me alarma lo que usted dijo, supuestamente, el 24 de diciembre : que " los descendientes de los que crucificaron a Cristo se adueñaron de las riquezas del mundo y las han concentrado en pocas manos ". Esta referencia se podría aplicar, evidentemente, a los italianos - únicos descendientes de los soldados romanos que crucificaron a Jesús. Sinceramente dudo que esa haya sido su intención, ya que nadie ha acusado a los peninsulares de ser "dueños del mundo". En cambio, a los judíos, sí.

La mentira tiene patas muy largas. Desde el fondo de la historia, repetida domingo a domingo se edificó esa mentira. La de que un pueblo entero – y sus descendientes- asesinaron a un Profeta - que cebraba la salida de Egipto antes de ser apresado, que jamás dejó de considerarse miembro del pueblo judío, opuesto, eso si, a los sacerdotes conservadores.
La otra acusación (judíos= dueños del mundo) esgrimida por nazis y otros engendros , está basada en libelos como los Protocolos de los Sabios de Sion que han consolidado durante décadas un mito útil (nuestros problemas son obra del Otro). Es la clásica excusa de los verdaderos explotadores para seguir la rapiña y ocultar la realidad.

Extraño dueño del mundo, este pueblo, que cada pocas décadas ve disminuida su población por sucesivos pogromos: desde la peste de 1348 (en la que se acusó a los judíos de ser sus causantes, lo cual indujo al exterminio físico de más de la mitad de ellos) hasta los millones gaseados en la segunda guerra, los miles en el Gulag stalinista y así sucesivamente.
Además de falaz este argumento, absurdamente persistente , es facil de desmontar por simple evidencia histórica.
La expulsión de los judíos de España, por ejemplo (un primer caso de limpieza étnica ) debería haber provocado la felicidad de esa nación: libres de judíos y dueños de América, los españoles deberían haber transformado su nación en la gloria de la Humanidad. Sabemos como terminó esa historia: atraso, división, colonialismo, Guerra Civil.
Paises de Asia- como Camboya o Laos- que jamas albergaron a comunidades judías deberían haber resuelto hace centenas su persistente miseria, libres de la dominación judía.

Usted bien sabe eso, Comandante. No puedo creer que crea esas patrañas más propias de un pensamiento cavernario de la derecha aristocrática que el de un talante progresista y popular.
No voy a ocultarle que no soy partidario suyo. Pero jamás creí que sus posturas lo llevaran al antisemitismo más reaccionario. Quiero creer que esas no fueron sus palabras.
Espero que sepa aclarar su pensamiento al respecto
Un saludo respetuoso
Esteban Lijalad



Días de zozobra

En estos dias de zozobra, desde Israel hasta Cuba, desde Iran a Sudán uno se pregunta por el bien y por el mal, por la justicia y por la injusticia. Está claro que los convencidos y aferrados a su verdad repiten a cada instante: yo soy la Verdad, yo soy la Bondad, yo soy la Justicia.
No hablemos de ellos.
Hablo de mi, por ejemplo. De cómo un típico exponente de la clase media intelectual, formado en el pensamiento de izquierda, atraído por el “nacionalismo revolucionario” del peronismo en los setenta, horrorizado por la carnicería de Videla o Pinochet, pero seducido en el exilio por la España protodemocrática de 1976, testigo de la nueva constitución y del Pacto de la Moncloa, en fin, alegre por la vuelta a la Democracia de la mano de Alfonsín… pasa de su ”socialismo” a definirse solo como un “demócrata”, casi un “burgués capitalista”.
Este pasaje implica infinitos reajustes en la vida cotidiana: desde el tipo de música que uno escucha (No puede dejar de gustarme Silvio Rodríguez, quien le acaba de ofrecer su vida a Fidel), las películas que mira y, sobre todo, el tono de las conversaciones en la vida social. Uno debe denostar al capitalismo globalizado, reirse de Bush, condenar a Israel y entonar las canciones de la protesta si no quiere ser acusado de derechista.
Hace unos días tuve un incidente con un funcionario cubano, invitado a una reunión social en casa de un primo. Todos- se suponía- prestarían oídos a sus relatos. Todos, se suponía, apoyábamos a Cuba y estábamos dispuestos a darle nuestra solidaridad. Todos menos yo. Le pregunté, a boca jarro por qué razón Hilda Molina no podía salir de Cuba. Su respuesta se dirigió a la descalificación moral de Molina, el ataque a su programa de atención a niños (“que intenta demostrar que en Cuba no se atiende a los niños”) y por fin insinuar el carácter de “traidora a la Revolución” de la médica.
Le respondí – como guiado por una fuerza mayor que yo mismo- que la suya era una “típica respuesta stalinista, encubridora de crímenes y errores y que siempre terminaba acusando a las victimas”. Su reacción fue de ahogo. Jamás esperó que alguien en Argentina afrentara así a un funcionario cubano. Terminó a los gritos, diciendo que todos los años hace ejercicios militares esperando la invasión yanqui y que no va a soportar esas acusaciones.
Me sentí muy mal. Había arruinado una fiesta. Me disculpé con los dueños de casa.
Pero en el fondo me sentí muy bien. Había roto un prejuicio muy arraigado. Y pude exponer públicamente mi oposición a la dictadura cubana, sin sentirme por eso un “gusano”.
Otro tanto sucede con Israel y la Guerra del Líbano.
El pensamiento correcto obliga a acusar a Israel de agresor y condolerse con los centenares de libaneses muertos o heridos. Cada imagen de muerte y destrucción dispara automáticamente esos pensamientos.
Sin embargo desde el primer día me dispuse a bancar a Israel en lo que creo es una guerra justa, defensiva e inevitable. Eso no significa aceptar acríticamente todas las decisiones militares tomadas por Israel. Me resulta difícil entender, por ejemplo, por qué no se concentró en atacar las posiciones del Hezbollah en el sur y en cambio extender los bombardeos hacia Beirut y otras ciudades. Pero en todo caso, eso me lo reservo para otra discusión. La primera es la obligación de defender el derecho de Israel de responder al ataque de los que volaron la AMIA y no dudan en volar a Israel entero, con el apoyo de Iran y Siria.

Entonces viene Pilar Rahola y me dice

Y la izquierda que sale a la calle con banderitas de Hezbolá y de Irán que se vaya a vivir a Irán, y van a ver lo que significa la disidencia, el pensamiento crítico, la falta de libertad de expresión, la muerte, la falta de derechos y libertades. No es un problema de culturas, es un problema de Derechos Humanos, civiles, de libertad y de democracia.
No hay dictaduras malas y buenas. No se puede tener doble moral. Si estuve en contra de las dictaduras de Pinochet, de la de Uruguay, de las de América Latina, estoy en contra de la dictadura de Castro. Estoy en contra de las dictaduras islámicas. No se puede tener doble moral. No se puede ser inmoral.



Las banderas del Hezbollah en los actos de la izquierda criolla, en abrazo con los clérigos islamistas, el pedido de Chávez a Irán de que “lance rayos” contra Israel, pero además la clara condena a Israel por parte del periodismo bienpensante del planeta me han hecho sentir la soledad de mi postura, pero también su justeza. No tengo quizás demasiados argumentos. Sé que Israel se jugó a fondo ante lo que supuso el asalto final del terrorismo. No sé si hubo error de apreciación o ellos están mejor informados que los columnistas del Clarín o Pagina 12 (cosa que no me extrañaría). En todo caso, el automático calificativo de “genocidio” aplicado a Israel es evidente que expresa la necesidad de “exculparse” de la aberración del Auschwitz , de la cual la Humanidad aún debería autoanalizarse…
¿Quien de los que cargan a Israel con el mote de genocida, opina lo mismo, y lo grita respecto de Stalin, Mao o Pol Pot? ¿O no fue genocidio la invasión soviética a Afganistán, mucho más que la de Bush? O no es genocidio la matanza que el Gobierno de Sudan sigue ejecutando en Darfur desde 2003 (200 mil muertos, millones desplazados)? El único genocida es Israel, rezan las consignas : “Ustedes, sionistas, son los terroristas” dicen.
Hay un corte en esta Guerra. De un lado, pequeño y angosto, los defensores de los Derechos Humanos, la Democracia, la ciencia, la razón, el diálogo, el pluralismo, las libertades, la justicia independiente.
Del otro, ya sabemos: los pacifistas que piden guerra contra Israel, los que ponen las bombas en AMIA, Atocha o las Torres, los periodistas “objetivos” que nos cuentan con lujo de detalle las angustias de la mamá de un suicida que acaba de volar un ómnibus y que habla de los judíos muertos en los atentados como “víctimas” sin rostro, sin nombre, sin mamá.




Latinoamérica, la triste

Da pena -me da pena- observar como la lenguocracia (esa fantástica forma de gobierno que consiste en hablar, solo en hablar: alto, altivo, esdrújulo, amenazante, convencido) vuelve a reinar en algunos lugares de nuestra Latinoamérica.

Ahora el viejo recitado barroco, tan a gusto de la administración colonial española y de sus sucesores criollos brilla en su esplendor de la boca del Coronel Chávez, golpista fracasado, encargado ahora de conformar el Ejercito del MERCOSUR. No nos alcanzan nuestras fuerzas armadas- la serpiente que duerme con nosotros y que cada tanto nos muerde con su veneno- sino que ahora hay que mercosurizarlas. Este es el primer aporte efectivo de Venezuela como socio nuevo del MERCOSUR. Ni inversión, ni educación, ni comercio, ni tecnología ni nada de eso, chico: Las Fuerzas Armadas del MERCOSUR, para oponernos a los de afuera…
Repartiremos millones de Kalishnikovs , le mostraremos al Imperio la voluntad del pueblo latinoamericano, tendremos como aliados estratégicos a Corea del Norte, gloriosamente conducida por el Lider Sung, Hijo del Padre Kim-, al Iran desafiante y soberano y a todo el mundo islámico fundamentalista.

Marcharemos, como hoy en Buenos Aires, los revolucionarios con los clérigos musulmanes, quemaremos banderas de Israel frente a la nueva Embajada (porque la anterior voló por los aires con treinta personas adentro), cantaremos las consignas de siempre y seremos así cada vez más Latinoamérica Triste. Fieles a nuestras cadenas. Impecables en el arte de fracasar y echarle culpa a otros (judíos, chinos, como denuncia ahora el sindicalismo argentino)

Latinoamérica triste es la matanza de haitianos en manos del dominicano dictador Trujillo, amigo elogiado de Perón, son los pequeños sátrapas (Somoza, Batista) y los sátrapas que los destronaron (Castro,Ortega). Es la pobreza mantenida como fuente de reclutamiento politico y electoral, las bravuconadas de gobernadores, intendentes y cuanto cacique local exista, es la pobre intelectualidad que escapa para atrás, haciendose cada día más nacionalista, ciega y atrasada.(El último director de cine tucumano habla de exceso de “películas de clase media, con problemáticas psicológicas”, porque se sabe: el amor, los celos, el poder, el fracaso, los sueños, son solo flaquezas pequeñoburguesas: para los trabajadores solo la épica revolucionaria les está permitida).

Mientras que países orientales crecen como desaforados y pasan de la edad media al siglo 21 sin escalas, nosotros seguimos en la segunda ola- cuando no en la primera: nacionalizar recursos energéticos, vender materias primas, e invitar de mala gana a los inversores…

Quizas hay otra Latinoamérica, menos retórica, expresada en Chile, en Colombia, quizas en el Peru agónico, en Mexico, en Uruguay: menos trepidante, menos lenguaraz y más preocupada por hacer ciertas cosas bie...
Pero por ahora: Fuerzas Armadas del MERCOSUR señores


Fin de año

El fin de año sugiere siempre la necesidad de un borrón y cuenta nueva, un balance, parar la pelota y mirar bien el campo de juego.
Alguien me dijo hace poco "que ideas viejas las tuyas". Me hizo reflexionar. Es cierto, son ideas viejas, pero no por eso, malas.
Son las ideas que Chile, Singapur, Corea del sur, Taiwan están poniendo en práctica desde hace 20 años. Que China a su modo postmaoista impulsa: modernización, apertura al exterior, atracción a los inversores, alta tecnología, competencia, libre mercado, capitalismo, desprejuicio ideológico.
Y control de las trenzas corporativas : empresarios amigos del poder, sindicalistas gordos o flacos, pobreteros que viven de "combatir la pobreza" y terminan firmando con Tinelli, intelectuales críticos que creen que informatizar la Biblioteca Nacional es "cientificismo", quejosos de toda laya que descreen del progreso, de la increíble realidad de la tecnología, de que en el mundo hay 500 millones menos de pobres que hace una década, y que nos amenazan con inminentes catástrofes ecológicas para paralizarnos y aterrorizarnos.
Soy liberal, con perdón.
Creo en la democracia republicana, en las mayorías respetando a las minorías.
Creo que libertad de mercado y libertad política a la larga confluyen. Que democracia con estatismo termina en Chavismo. Y que mercado y autoritarismo solo pueden convivir una década: Chile terminó con la dictadura y China, deberá aprender el ejercicio de la libertad política, aunque no le guste al sacrosanto Partido Comunista.
Creo que Israel es un símbolo de resistencia de la modernidad frente al oscurantismo, de la democracia frente al absolutismo, de la libertad frente a la opresión del Estado, incomprendida y atacada por izquierdas y por derechas.
Creo que el viejo antijudaismo se expresa ahí con toda virulencia. Israel es el único país del planeta al cual se le cuestiona su derecho a la existencia.
Soy antiguo pero creo en la no discriminación, en el derecho del consumidor a defenderse de las empresas, creo en que hay que despenalizar el aborto, permitir casamientos homosexuales, libertad irrestricta de prensa, padres con bonos que el Estado le dé para que puedan elegir qué escuela quieren para sus hijos, y pagarlas, obligando así a la escuelas a competir para captarlos.
Creo en la paz, pero no en la indefensión, creo en la sociedad civil pero no en un Estado fofo e inerme.
Creo que la Ciencia es lo único que nos salva de la irracionalidad fundamentalista.
Creo que el Islam extremo le declaró la guerra a la democracia, al progreso, nos quieren matar por infieles.
Creo que el nacionalismo es la antesala del nazionalismo, sin dudas.
Creo que el populismo es la antesala del fascismo, sin dudas.
Creo que los buenistas, esos que trabajan de buenos en los medios y en la política, nos llevan al fracaso. Toman siempre las peores decisiones.
Creo que el pasado ya pasó.
Creo que hay aun esperanza de que la Tecnología le gane la carrera a la irracionalidad de izquierda, de derecha e islámica, que muchas veces son lo mismo.
Creo que en diez años el hambre será un recuerdo.
Creo en la Revolución asiática: China e India incorporando al consumo a cientos de millones de pobres.
Creo que la Gran Empresa Abarcaydevora vive sus ultimas décadas: será reemplazada por redes compartidas, ágiles, pequeñas, ultratecnologizadas, excelentes, talentosas y ubicuas, formadas quizás por un chino, un canadiense y un mexicano conectados por la Web.
El viejo sueño liberal de millones de unidades productivas libres, sin monopolios privados o estatales es aun posible gracias a la conectividad de Internet,
Creo en que crear valor no se hace a costa de empobrecer a nadie: ese viejo y rencoroso prejuicio marxista, de que el valor es el robo a los pobres generó millones de pobres: es hora de terminar con esa lacra precapitalista.
La política no podrá ser lo que era, el coto privado de una corporación que trabaja de" bueno" y cobra: la interactividad, la comunicación perpetua vía web-celulares-etc hará imposible los cajoneos, los negociados, las trenzas, las componendas, el ocultamiento, la rosca.
Los consumidores-votantes-usuarios serán al mismo tiempo productores-funcionarios-proveedores porque tendrán la misma información y podrán cuestionar y, finalmente, decidir cambiar de empresa, de partido político y en un futuro lejano quizás, de país. (me imagino teletrabajando para un empresa del Red, sin pagar impuestos en el propio país, sin pagar impuestos de ningún tipo...)
En fin, soy levemente optimista. Porque ahora no se trata de discusiones teóricas sino, simplemente, de mirar los datos de la realidad: los paises que se abren a la competencia internacional, que se animan a asociarse en Tratados de Libre Comercio, los que abandonan el nacionalismo, el estatismo, el socialismo y el populismo, son lo que más crecen, los que bajan la mortalidad infantil, los que disminuyen las tasas de homicidio, los que mejoran la calidad de vida. Basta de verso: la verdad esta ahí, para el que la quiera ver.
No todos se atreven a mirar.


Buen Año

miércoles, octubre 03, 2007

Articulos de una web imperdible: Mitos y fraudes


Acceder aquí

Nuevo récord para el hielo de la Antártida: por Eduardo Ferreyra - Mientras que las noticias hacen foco sobre la menor extensión del hielo del Ártico desde el inicio de la medición mediante satélites, el Hemisferio Sur (la Antártida) ha establecido silenciosamente un nuevo record para la extensión del hielo desde 1979. (2-octubre-2007)

Las heladas tardías son más fuertes y frecuentes: Tal como veníamos anunciando, las heladas tardías y las bajas temperaturas se hicieron presentes en esta bastante fresca primavera argentina. Los productores deberían enten-der que esto seguirá así y deberían de tomar más medidas para los próximos 20 o 30 años –o las pérdidas de cosechas serán cada vez más graves. (26-septiembre-2007)

El Blog de Antón Uriarte #4: Estas son las entradas del mes de Septiembre en el blog del profesor de climatología español, Dr. Antón Uriarte. Gráficas y fotos acompañan a cada post y quedamos aprendiendo cada día un poco más sobre este gran tema del "calen-curra-miento" global. (25-septiembre-2007)

Increíble desinformación distribuida por la Associated Press: La batalla política sobre el cambio climático ha sufrido una escalada en la cantidad de desinformación distribuida por agencias noticiosas. Parece que los medios están compitiendo entre ellos para ver cuál presenta los informes más histéricos y catastróficos en relación al inminente Apocalipsis a manos del calentamiento global provocado por el hombre. Especial comentario enviado a FAEC por el científico inglés Richard S. Courtney, revisor de los últimos Informes del IPCC. (24-septiembre-2007)

Verdades Inconvenientes para Al Gore: Una guía escéptica para ver la documental de Al Gore y poder discutir con los que fueron asustados por la desinformación Algoriana. (20-septiembre-2007)

Charla y Debate en Córdoba: Por invitación de la gente del Córdoba Golf Club de Villa Allende, y la comisión de actividades culturales de la institución, Eduardo Ferreyra dará una charla –seguida de un debate- sobre el tema "El Gran Fraude del Calentamiento Global". Proyección de Power Points y de la documental "The Great Global Warming Swindle," de Canal 4 de Londres, con subtítulos en castellano. La nueva fecha de la conferencia es el 5 de Octubre 2007, a las 19:30 hs. (12-septiembre-2007)

El Blog de Antón Uriarte: Estas son las entradas del mes de Agosto pasado en el entretenido y muy educador blog del profesor de climatología espñaol, Dr. Antón Uriarte. Gráficas y fotos acompañan a cada post y quedamos aprendiendo cada día un poco más sobre este gran tema del "calen-curra-miento" global. (10-septiembre-2007)

El Blog de Antón Uriarte, 2a parte: Estas son las entradas del mes de Mayo-Julio pasado en el blog de Antón Uriarte. Habla sobre "El mar en paz; Sarkozy y Ségòlene; Tomar el sol; Una de curvas; Qué feas son estas placas!; El Co2 no mata; De pesca; Huracanes Atlánticos; Areva - un futuro sin CO2; y Llueve en UK." (10-septiembre-2007)

Los huracanes faltan a la cita: por Eduardo Ferreyra - Según la teoría del calentamiento global los huracanes serán más intensos y frecuentes. La realidad muestra otra cosa. Haciendo un resumen de las temporadas de huraca-nes 2005, 2006 y lo que va del 2007, se puede comprobar que sucedió exacta-mente lo opuesto: los huracanes disminuyeron su intensidad de manera notable. El planeta debería ser denunciado por "negacionista" y juzgado en un Tribunal de Nuremberg climático. (4-septiembre-2007)

¿Capturado el Clima Desbocado: por Steven Milloy - "El calentamiento global "Desbocado", la fantasía climática de los alarmistas lanzada sobre el público, no ha sido aún capturado, pero al menos parece haber sido acorralado por la nueva información de los investigadores en la Universidad de Alabama-Huntsville." (2-septiembre-2007)

Evaluación: Menos de la Mitad de los Científicos con Publicaciones Apoyan la Teoría del Calentamiento Global: En 2004, la profesora de historia Naomi Orestes realizó una evaluación de los estudios de investigación sobre el cambio climático. Examinando estudios con "revisión de los pares" publicados en la base de datos de ISB Web of Science desde 1993 hasta 2003, ella encontró una mayoría que apoyaba la "visión de consenso", definida como que los huma-nos están teniendo algún efecto en el cambio climático global. El investigador médico Dr. Klaus-Martin Schulte recientemente actualizó esta investigación. Usando la misma base de datos y los términos de búsqueda de Oreskes, examinó todos los estudios publicados desde 2004 hasta Feberero 2007. Las cifras son sorprendentes. (1º-septiembre-2007)

Revirtiendo el consenso de un solo golpe: Una nueva investigación de Stephen Schwartz, científico en el Brookhaven National Laboratory llega a la conclusión de que el clima de la Tierra es sólo una tercera parte de sensible al dióxido de carbono de lo que el IPCC supone. Por cierto, si los resultados de Schwartz son correctos, eso solo sería necesario para dar vuelta, de un solo golpe, al "consenso científico" del IPCC y el gran fraude del calentamiento global. (17-agosto-2007)

Informe desde el campo de batalla del Calentamiento global: por Roy Spencer, Universidd de Alabama. "En caso de que no se haya dado cuenta, el debate sobre el calentamiento global ha escalado posiciones desde un tímido pataleo hasta una feroz guerra total." (15-agosto-2007)

La desinflada temporada de huracanes 2007: Recordamos todavía las predicciones de principios de este año 2007, después del fracaso de la tempora-da de huracanes del 2006 que avergonzó a Al Gore y sus profecías. El National Hurricane Center de los Estados Unidos predecía con bombos y platillos una temporada de huracanes para el 2007 verdaderamente escalofriante. ¿Qué pasó? Puf! Como Fu Manchú: "Nada por aquí, nada por allá". (11-agosto-2007)

Sitio web escéptico sufre ataque de "hackers" calentadores: por Eduardo Ferreyra - Los científicos canadienses Steve McIntyre y Ross McKitrick, los San Jorges que mataron al Dragón Palo de Hockey, tienen un sitio web que se ha convertido en un verdadero dolor de muelas para la comunidad de los "calenta-dores." Acaba de sufrir un ataque de hackers que destruyó la información en el servidor de la web, de la misma manera que el sitio de FAEC fue "hackeado" en Marzo 2006. (10-agosto-2007)

Los glaciares de Groenlandia retroceden desde hace 100 años: Las alarmas cotidianas enviadas por los comerciantes del calentamiento global no dejan de asustar al público con el futuro derretimiento de los hielos de Groen-landia. Un nuevo estudio demuestra que la alarma es infundada. (4-agosto-2007)

Demasiados gatos, pocas prostitutas: culpen al cambio climático!: El grado de tontería al que se ha llegado en el tema del calentamiento global resulta más alarmante que el cambio climático mismo. Lo malo de esto es que las noticias fabricadas por periodistas tontos y pseudos científicos astutos son el resultado de que hoy la gente cree en cualquier cosa publicada. Y están las focas, las ortigas, las alergias y algunos miles de calamidades más. (3-agosto-2007)

El CO2 nos la causa del cambio climático: Por Eduardo Ferreyra - Se nos dice a menudo que las temperaturas nunca han sido tan altas como ahora, y que la causa es el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera a partir de alrededor de 1953. Las cosas no son como las presentan, y aquí echamos luz sobre el tema. (1-agosto-2007)

¡Hagamos que Al Gore acepte debatir sobre ciencia climática!: Al Gore está asustando a todos los chicos con su enorme pieza de desinformación pseudo científica, "Una Verdad Incómoda." El lavado de cerebro que esto significa debe ser detenido de inmediato, y la única manera es obligar a que Gore acepte debatir con científicos sobre sus absurdas profecías climáticas. (27-julio-2007)

Pasado y Futuro del Clima: Por Eduardo Ferreyra y David Archibald- En este artículo presentamos una predicción del clima hasta 2030 que difiere de la visión políticamente correcta prevaleciente en parte de la comunidad científica. Se trata de una predicción basada en estudios de la actividad del sol y la duración de los ciclos solares, hechos por muchos y reconocidos astrofísicos y climatólogos. (21-julio-2007)

Hace más frío que en la Antártida –pero él está en Nueva Gales del Sur: Del Sydney Morning Herald, Australia: "El cambio climático puede ser una crisis global, pero con partes de Nueva Gales del sur más fría ayer que en la Antártida parece más razonable qudarnos cómodos en casa que molestarnos por el ambiente." - Sydney tuvo su noche más fría en 21 años. ¿Nos estaremos enfriando en serio? (18-julio-2007)

Predicción Climática hasta el 2030: estudio del climatólogo autraliano David Archibald, basado en el largo del ciclo Solar 23 y probable duracion del Ciclo Solar 24. Con comentarios de Eduardo Ferreyra sobre el reciente "estudio Lockwood" sobre la ausencia de influencia del Sol sobre el clima. (16-julio-2007)

¡Qué Frío que Pasé Anoche!: La ola de frío polar que se abatió sobre Argentina causó nevadas generalizadas en el 70% del pais. Las temperaturas fueron de terror, especialmente en Maquinchao, Bariloche y Chapelco. ¿Nos preguntamos si Al Gore y James Hanen alguna vez mirarán por la ventana para saber que pasa en el mundo real. (9-julio-2007)

El planeta arde: Hagamos una fiesta!: El planeta 'arde'. Las conse-cuencias podrían ser catastróficas, incluyendo niveles del mar que crecen hasta ahogarnos, temperaturas de horno, huracanes asesinos, plagas y pestes por doquier. La humanidad se precipita al abismo climático. ¿La solución de Al Gore? El recital mundial Live Earth que quiere salvar al planeta. Apenas salvará las economías de drogadictos rockeros en su ocaso profesional. (7-julio-2007)

Mi rabia está creciendo: Debe ser el calentamiento global: El debate sobre el clima está llegando a una crisis. Cada vez que oigo las palabras "calentamiento global" mi temperatura sube hasta el punto que tengo ganas de buscar una pistola. Oremos todos para tratar de cortar la emisión de histeria climática –antes, como ellos dicen, "de que sea demasiado tarde", y la civilización termine congelada en una nueva Edad de Hielo. (2-julio-2006)

La Gran Estafa del Calentamiento Global: Otra versión en Castellano (con subtitulos más pequeños y más legibles) está disponible en Google videos. Excelente trabajo de la gente del gran sitio argentino Estrucplan.com. (4-julio-2007)

Catástrofes Anunciadas y Gansadas a Rolete: (Link corregido!) - comentarios en solfa (y no tanto) sobre la noticia del sitio OnLine Infobae.com "Icebergs cerca de Buenos Aires anticiparían futuras inundaciones", que es un refrito de la noticia de enero de este año sobre los "Témpanos Turistas" que ya hemos comentado el 12 de enero pasado. Sólo que esta vez el dislate es mucho mayor. Se comparan las afirmaciones con lo que el estudio científico de J. Hoffmann et al, del CONICET, dice al respecto del régimen de lluvias en Argenti-na y su relación con un inexistente calentamiento de la región. (2-julio-2006)

La Gran Estafa del Calentamiento Global: La documental del Canal 4 de Gran Bretaña está disponible con subtítulos en Español para que todos los latinoamericanos puedan darse cuenta del engaño que ha estado en marcha por tantos años! No se lo pierda! (30-junio-2007)

El Blog de Antón: Verdades Muy Inconvenientes: El climatólogo vasco Dr. Antón Uriarte tiene un sitio en Internet donde expone la historia climática de la Tierra, pero además expone sus opiniones personales sobre el asunto del calentamiento global y el cambio de clima. Lástima que Al Gore no sepa leer Castellano. Esta semana Uriarte nos habla sobre el frío en Argentina, sobre las islas Maldivas, el 0,07% de CO2 aumentado, el Hemisferio Sur que se niega a obedecerle a James Hansen y no se calienta ni a palos, y sobre el agujerito en el ozono de la Antártida. (26-junio-2007)

Nuevas perspectivas Para el Futuro de las Maldivas: el "paper" científico de Nils-Axel Mörner, Michael Tooley, y Göran Possnert, de 2003 donde descubren que el nivel del mar ha descendido en esa región desde 1970. Es el estudio sobre el que se basa la entrevista del link más abajo. (25-junio-2007)

Afirmar que el nivel del mar crece es un fraude total!: Entrevista al Dr. Nils-Axel Mörner, máximo experto mundial en niveles del mar y evolución de las costas. Experto revisor del IPCC afirma y demuestra que no hay indicios de que el nivel del mar haya crecido en alguna parte -pero que sí que ha bajado en muchos lugares como las Isla Maldivas. Imperdibles declaraciones! (24-junio-2007)

El Tiempo Rompe Récords de Frío en Sudáfrica: Las noticias que llegan de Sudáfrica vienen a corroborar que no sólo ha sido en el extremo sur de Suda-mérica, Australia y Nueva Zelanda que las temperaturas han marcado récords de frío. Es hora de que los gobiernos olviden al calentamiento (que ya fue) y obser-ven lo que pasa en el mundo real. (17-junio-2007)

Lo que está en peligro no es el clima sino la libertad: el presidente de la República Checa, Vaclav Klaus dice: "Como alguien que ha vivido la mayor parte su vida bajo el comunismo, me siento obligado a decir que yo veo que el mayor peligro para la libertad, la democracia, la economía de mercado y la prosperidad está en las ambiciones ecologistas, y no en el comunismo. Esta ideología pretende reemplazar la evolución libre y espontánea de la humanidad con un tipo de planeamiento central, ahora global." (16-junio-2007)

Los Volcanes Afectan al Clima de La Tierra: por el Prof. Luiz Carlos Baldicero Molion, del Departamento de Meteorología de la Universidad Federal de Alagoas - Brasil. Un artículo de 1997, donde se demustrea que hace ya 10 años los científicos de verdad ya se habían dado cuenta del fraude que significa el "Calentamiento Global Catastrófico". También muestra el otro fraude ejemplar: la presunta destrucción del ozono por los CFCs. (15-junio-2007)

Catástrofes que no lo son tanto: Desde hace poco más de un año se ha producido un aumento importante en los anuncios sobre calamidades que se abatirán sobre la humanidad a causa del ya famoso calentamiento global y su hijito putativo el cambio climático. La abundancia de noticias catastróficas en los medios ha sido una constante ya desde fines del siglo 19, aunque esto resulte una novedad para la gente. En el lapso de 100 años, la Tierra se enfrió y calentó cuatro veces. (5-junio-2007)

El jefe de la NASA sale a combatir al calentamiento global: El admi-nistrador de la NASA, Michael Griffin dijo hoy en una entrevista a ser emitida el jueves a la mañana en la Edición de la Mañana de la Radio Pública Nacional (NPR), que "no está seguro si el calentamiento global es una preocupación a largo plazo o no." (3-junio-2007)

Los Medios de Prensa y Su Jugosa Agenda Política: El jefe de la NASA, Michael Griffin declaró en la radio pública: "Yo no estoy seguro de que es justo decir que [el calentamiento global] sea un problema contra el que debamos luchar." Los lobos de la prensa le saltaron al cuello. James Hansen casi sufrió un infarto. Miles de científicos en serio felicitaron al Sr. Griffin. Lea los deliciosos detalles. (2-junio-2007)

Nuevo estudio de Hansen desnuda ignorancias insólitas: El nuevo estudio de James Hansen y su cohorte de simuladores (los que hacen simulacio-nes del clima) es una afrenta al sentido común y un insulto a la inteligencia de la gente. Además, es un robo. Y encima es una risa. (27-mayo-2007)

¿Ciencia o Payasada?: por Olavo Carvalho, desde Washington DC. La presentación en Río de Janeiro por Al Gore y Xuxa Meneghel del documental anticientífico y desinformante del ex candidato crónico a la presidencia de EEUU, motiva un inteligente análisis de Carvalho, sobre los caminos extraviados que obliga a recorrer a la ciencia de hoy un personaje político de oscuros antece-dentes. (24-mayo-2007)

Resumen presentación del estudio del Dr. Beck: Un breve artículo donde se exponen los puntos principales de los errores cometidos por Callendar y Keeling al establecer como 290 ppm los niveles de CO2 preindustriales. Ideal para enviar a los amigos y a publicaciones que andan un tanto desinformadas al respecto. (21-mayo-2007)

Una Alarma Sin Fundamentos a Partir de Interpretaciones Antojadizas: el último bulo de la NASA es un parte de prensa sobre el derretimiento de nieve en la Antártida, medido por el satélite QuickScat, que "descubrió" que la nieve de una región de la Antártida Occidental es derretida por un viento de 5º C y luego se congela de inmediato. Chocolate por la noticia! Pero con eso pretende subir el nivel de la alarma por el calentamiento global -y lograr más fondos para seguir investigado un problema que NO es problema. No se si me hago entender. (19-mayo-2007)

¿Es el Calentamiento Global un Pecado?: por Alexander Cockburn, en Counterpunch - "De las indulgencias Papales al mercado de bonos del carbono" - Además, una increíbel demostraciòn de que el aumento del CO2 atmsoférico no es debido a la quema de combustibles fósiles. (16-mayo-2007)

El Instituto Schiller insta a los gobiernos a combatir el fraude del calenta-miento global: El Instituto Schiller está recabando firmas de apoyo a la siguiente declaración para unir a los adversarios del fraude del calentamiento global en una oposición eficaz. Apoyemos esta iniciativa! (11-mayo-2007)

La Tierra, bien calentita: por Jeff Jacoby, columnista del Boston Globe, USA - "¿Por qué no se habla un poco más de los prestigiosos y remuneradísimos premios que están cosechando los alarmistas? Esa Casandra del calentamiento que atiende por James Hansen y trabaja en la NASA se embolsó en 2001, por obra y gracia del jurado del Premio Heinz, 250.000 dólares. Asimismo, el amigo Hansen fue, el año pasado, uno de los ganadores del Dan David Prize, dotado con un millón de dólares. Podríamos seguir." (7-mayo-2007)

Sale Cara, yo gano; sale Ceca, tu pierdes: En diciembre 2005 hice un "post" a un foro de discusión sobre el clima, donde participan casi todos los más notables climatólogos del mundo. El sitio web del Servicio Meteorológico de Luxemburgo lo levantó y lo publica en sus páginas. (4-mayo-2007)

Es hora de una evaluación de la realidad: Testimonio oral del Dr. John Everett, ante Comité de la Cámara de Representates de los EEUU donde contra-dice predicciones agoreras sobre el cambio climático. Everett estuvo 13 años en el IPCC evaluando impactos del cambio climático en diversos capítulos: Pesque-rías (Autor Principal), Regiones Polares (Co-Presidente), Océanos (Autor Princi-pal), y Océanos y Zonas Costeras (Co-Presidente / 2 Informes). Documento que muestra la manera en que el tan famoso "consenso" científico es una entelequia sin base alguna. (2-mayo-2007)

180 Años de Análisis del CO2 Atmosférico por Medio de Métodos Químicos: Prof. Dr. Ernst-Georg Beck - "Se resumen más de 90.000 precisos análisis químicos del CO2 en la atmósfera desde 1812. La información química histórica revela que los cambios en el CO2 son consecuencia de los cambios en la temperatura. Desde 1812, la concentración del CO2 atmosférico en el Hemis-ferio Norte ha fluctuado exhibiendo tres altos niveles de máxima alrededor de 1825, 1857 y 1942, este último con valores superiores a las 400 ppm." - Este estudio del Dr. Beck, publicado recientemente en el journal Energy & Environ-ment, demuestra que los valores del CO2 atmosférico durante el Siglo 19 fueron superiores a las 450 partes por millón, derrumbando al argumento de que los niveles atmosféricos en la era pre-industrial eran de 270 ppm. (30-abril-2007)

Es hora de ir bajando el barrilete: Las últimas noticias sobre el clima en el mundo parecen mostrar que el calentamiento global no es tan global como parece, y mucho menos calentamiento "catastrófico" como quieren que la gente crea. Es hora de que el IPCC comience a bajar el barrilete del calentamiento global catastrófico y lo reemplace por el del enfriamiento global. (29-abril-2007)

"El Gran Fraude del Calentamiento Global" en la TV de Suecia: Mientras algunos científicos de Gran Bretaña tratan de que la documental exhibida en Marzo pasado en el Canal 4 de la BBC, "El Gran Fraude del Calen-tamiento Global" sea editada para quitarle partes "inconvenientes" antes de ser lanzada a la venta pública en DVD, la televisión de Suecia la mostrará el viernes 28 de Abril a las 22 horas local, completa y sin censura, tal como lo informa la página web del Canal 4 de Estocolmo. Mientras tanto, nos seguimos enfriando... (27-abril-2007)

Tributo al Calentamiento Global: en El Día de la Tierra, nada mejor que rendir homenaje al Calentamiento Global, que tanto ayuda para muchos funcionarios del IPCC beban champagne y la pasen bomba en sus congresos del Cambio de Clima. Pero no se alegre: pase lo que pase, nos enfriemos o nos calentemos otro poquito, siempre la pasaremos mal -lo dicen los climatólogos y sus video juegos. (24-abril-2007)

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!