Se produjo un error en este gadget.

viernes, diciembre 30, 2005

Discurso militante

Vamos por empezar a poner algunas cosas en claro: la diferencia moral que media entre un militante de izquierda, entre un activista llano y simple de cualquier partido de izquierda del siglo 20 y un activista llano y simple de cualquier fuerza de la extrema derecha es inmensa, un universo. Mientras que el de izquierda se incorpora a un movimiento que proclama la paz, la liberación de la explotación, el fin de las discriminación, la realización del hombre; el otro llama a la muerte, a lo oscuro, a matar, a discriminar, a sojuzgar al débil, llama a la Guerra Justa en defensa de valores como la Nación, la Religión, la Raza, el Orden. No hay posibilidad alguna de equipararlos.


Pero, por desgracia para el mundo, la izquierda en el poder terminó de un modo especular a su enemigo: asesinando, excluyendo, discriminando. Entre ambos extremos( la propuesta explicita de luchar por el progreso, la Paz, la justicia social, la felicidad, y el resultado oculto: el GULAG, Pol Pot, las cárceles cubanas) se esconde el más formidable ocultamiento, mentira e infortunio de la Historia.

El ocultamiento de 30 años de dictadura de Stalin, a cargo de una bien entrenada cohorte de “cuadros políticos” e intelectuales- desde Neruda a Sartre o Merleau Ponty- fue un ejercicio intenso de inteligencia, que formó una mentalidad increíblemente hábil en el arte de la media palabra. Mientras uno se ríe de la sinceridad cruda, de la elemental perversión del pensamiento de derecha, debe aceptar que la sutil dialéctica de un cuadro de izquierda, el arte del ocultamiento, alcanza niveles casi sobrehumanos: una inteligencia discursiva impecable que solo deja adivinar en pliegues casi imperceptibles el otro lado, el lado oscuro de la Revolución (el GULAG detrás del Congreso por la Paz; los fusilamientos decretados a los apurones en Las Habana de 1960 detrás de la epopeya de la rebelion contra el tirano Batista ; las “hazañas” revolucionarias de Sendero Luminoso o FARC asesinando campesinos, narcotraficando cocaína o secuestrando gente común, tras sus consignas liberadoras)

. La izquierda, lo que queda de ella, cada vez habla con más desparpajo, se parece más al torpe discurso de la derecha; ya casi no es necesario negar lo oscuro: se aprende a convivir con el. En este desparpajo se suma ahora el claro sesgo antijudío, ya no como acerbo de la derecha nacionalista católica y cavernaria sino de la ultra-y no tan ultra- izquierda. Sionismo, judios, Israel, son palabras soeces pronunciadas con asco en cualquier foro de la web, o en cualquier conversación privada: aun no se publican oficialmente en sus pasquines cosas tales como "haga Revolución, mate a un judio sionista", pero falta poco.

Los jóvenes izquierdistas del siglo 21, a diferencia nuestra, ya han asumido el discurso elemental desde el origen: ya no se entretienen buscando explicaciones sutiles. Nada hay que explicar, solo gritar muy fuerte para asustar al enemigo:¡¡¡ cómo se parecen!!!

lunes, diciembre 26, 2005

The Barcelona Review

" Estimado Esteban Lijalad:

La colaboración que mandaste a THE BARCELONA REVIEW, "LAS FOSAS", ha sido elegida para ser publicada en el próximo número. Por favor envianos rápidamente una breve biografia tuya, y si deseas tambien una foto actual, y una nota en el cuerpo del mensaje en el que nos das permiso para publicar tu obra (los derechos son tuyos como autor) y en la que nos garantizas la exclusividad en internet. TBR nunca publica material que ya se halla en la red, por lo tanto, si el relato está en algún lugar del ciberespacio, no podríamos publicarlo.

Muchas gracias por colaborar con THE BARCELONA REVIEW

Saludos

Ernesto Escobar Ulloa"

Hablé con Escobar telefónicamente y me confirmó la publicación para enero de 2006.
Me aclaró "que esto es como que hayas ganado un concurso, ya que somos muy selectivos, TBR publica solo uno o dos cuentos por edición", lo cual es un nuevo refuerzo para mi ego literario, inflado en un año con dos premios ganados, cinco o seis cuentos publicados y ahora una Edicion Papel. Cero pesos, aclaro.

jueves, diciembre 22, 2005

Sobre perdones

” Un enemigo que se rectifica, ha dejado de ser un enemigo” escribió Primo Levi. Eichmann nunca pidió perdón. Ni Videla. Son enemigos eternos de la Humanidad. Murieron - o morirán- sin haber vuelto a la senda de lo humano. Ni siquiera les debe tocar el Infierno, sino algo peor y sin ningún sentido. Aun en el Infierno hay algún sentido de expiación de pecados, alguien “se preocupa” de que vayamos allí. Somos almas perdidas, pero almas al fin.
En cambio Eichmann. En cambio Camps. En cambio Pinochet. Merecen el mismo recuerdo que una cosa inanimada: un trozo de basura putrefacta, por ejemplo, no va a ninguna parte, nadie decide nada sobre ese trozo. El Padre no dice : ¡ese al infierno! Se lo aparta, simplemente, del camino y se lo hunde en alguna montaña de desperdicios que humee en los suburbios.

domingo, diciembre 18, 2005

Delicadeza lingüística con los asesinos

Es exquisito el cuidado con el que la prensa se refiere a las acciones asesinas de los suicidas de Al Qaeda:

“Es claro por la manera en la que estaba vestida y por el cinturón de explosivos y las municiones que lo que querían era atacar a civiles inocentes, y también infligir el mayor número de muertes”

En vez de , por ejemplo:

“Es claro por la manera en la que estaba vestida y por el cinturón de explosivos y las municiones que lo que querían era asesinar a civiles inocentes, y también matar el mayor número de personas posible”


En cambio se aclara que

“el hermano de la mujer que intentó ser atacante suicida fue asesinado por las fuerzas estadounidenses “

Lo cual, lógicamente, explica su comportamiento: quiero “atacar” a la mayor cantidad de invitados a esa boda jordana, por el inenarrable dolor que siento por que los norteamericanos "asesinaron" a mi hermano.
Conclusión: fue un simple ataque hecho bajo emoción violenta, motivado por un asesinato yanqui.

El espectador, a esta altura, saca su pañuelo y llora por la pobre Sajida Mubarak Atrous al Rishawi - la atacante que bombardeó un casamiento en Jordania, con decenas de muertos- y se conduele mientras ya se van borrando de su cabeza las escenas del horror.
Un horror que ella, en su frialdad, describe meticulosa:


“Entramos al hotel.
Mi esposo se ocupaba de una esquina y yo de otra.
Había una boda.
Se veían mujeres y niños.
Mi esposo ejecutó el ataque.
Yo intenté detonarlo, pero fallé.
La gente huyó corriendo y yo me fui corriendo con ellos”.

Este es el frio relato de una asesina frustrada, con rabia por haber fracasado en el intento de “atacar” a niños y mujeres.

Nótese la sutileza de este cuadro politico perfectamente entrenado, no una hermana desesperada: "Mi esposo ejecutó el ataque".
Su esposo no asesinó a decenas de niños y mujeres, sólo "ejecutó un ataque".
Con toda desverguenza, oculta la verdad tras una cortina retórica, tal como "solución final", o "traslado de detenidos" o "daños colaterales".

Pobre Sajida, ojalá la próxima vez no falle y pueda vengar el asesinato de su hermano.


Otras delicadezas de la prensa :

Morir asesinando inocentes: inmolarse
(es decir, algo como mínimo “digno”: un vil asesino no se inmola)

Terroristas: resistentes
(es decir, gente honrada que se resiste a los invasores, casi como la Resistencia Francesa)

Suicidas fanáticos: Kamikaze.
(Esto es otra deferencia lingüística: los kamikazes japoneses no atacaban bodas o mezquitas llenas de civiles, atacaban acorazados que los esperaban preparados, morían en acción de guerra.)

El lenguaje colabora así en el ocultamiento de la realidad. Sería buena empezar a llamar a las cosas por su nombre, para variar.

INTERNET LIBRE

INTERNET LIBRE
LIBRE ACCESO A LA WEB EN CUBA!